Círculo superficial

Son esos días en los que asumo todas las posibilidades, sin aspiración alguna de alcanzar  verdades, con la idea de respirar las horas…días en los que abrazo la realidad más efímera e insignificante, pensando que me podrá suceder todo y nada a la vez. En los que despierto libre y me echo a volar, en los que olvido todo y salto a mi bicicleta, y no pienso, no pienso. Escribir unas notas sobre el otoño, avanzar en equilibrio imperfecto y tocar el timbre sólo por recordar su tonalidad, detener la marcha, apoyarme en un árbol, perder el tiempo con los ojos cerrados. Esos días de silencio, de silencio de mar. Esos días que me permiten ser sólo yo.

Este texto ha sido escrito desde el vacío profundo de las no ideas, mis manos han ido trazando palabras libres durante una tarde de otoño en la que nada especial ocurrió salvo una tormenta que entró en la ciudad desde el mar, por sorpresa. La lluvia torrencial barrió todos los conceptos debidos y responsables, quedó lo nunca pensado. Después de unas ochocientas palabras más hablando de lo mismo quedará lo esencial, lo inútil e incomprensible. Quedará lo no productivo, lo no tangible, vendible, probable o recortable. Nada que se pueda copiar y pegar. Hace unos días un amigo se acercó para saludarme, “¿y qué vas a hacer hoy?”, no voy a hacer nada le dije, se quedó un poco desconcertado…“¿cómo que nada?”, pues lo que has oído: hoy no voy a hacer Nada, no tengo obligaciones ni planes, ni acepto sugerencias, no voy a producir, ni a consumir, ni a seguir una agenda. No entendió nada, por supuesto, pero es que hay días que tampoco estoy para convencer a la gente de nada. Sigue leyendo

Bandera pirata

Son las 9 de la mañana, de hace unos meses, estoy desayunando en la terraza, cuando diviso en el horizonte del barrio una bandera pirata ondeando libre al viento, negra, con la calavera blanca riéndose del mundo y las dos tibias cruzadas como una amenaza. Esa mañana sopla un levante furioso de modo que la risotada pirata parece una burla sarcástica. En ese momento no sé que pensar, con la boca llena de muesli y la mano derecha asiendo la cuchara sopera mi única reacción es un movimiento bobo de la mano izquierda, de incredulidad. Sonrío a la calavera, y busco en qué azotea o balcón de la ciudad está colocada. La torre de los bomberos. Los bomberos han izado una bandera pirata en lo más alto de su torre roja de metal, por la que suben y bajan corriendo para hacer ejercicio. Y donde, por lo visto, colocan banderas piratas.

Los bomberos de Málaga llevan en guerra contra el Ayuntamiento unos cuantos meses, diría que más de un año ya, y parece que va para largo. Desconozco los motivos exactos de su lucha, pero el caso es que me caen bien, me solidarizo con ellos; levantar banderas piratas como señal de lucha a estas alturas de la Historia puede que no esté bien visto, incluso se puede ver como algo ingenuo, pero tiene mucho de romántico y, por qué no, también de heroico. Se levantan banderas de todo tipo hoy en día: el arco iris de respeto, esteladas de odio, barradas de todos los colores o blancas de paz, algunas enormes que cubren gradas de estadios, o diminutas que flamean en mástiles de veleros abandonados, pero no banderas negras con una calavera tuerta y sonriente.

Y desde entonces la bandera pirata de los bomberos de Málaga también me sirve para controlar el viento, de un rápido vistazo: Terral, Levante, Poniente o Sur. Y cada mañana es un punto oscuro en el horizonte cercano, recordatorio de que aún hay Dignidad, de que un grupo de trabajadores públicos han decidido levantar una bandera para que ondee en lo más alto de su Honra. Y estoy convencido de que no la arriarán hasta que no ganen la guerra. Me caen bien estos piratas del siglo XXI que no van a dejarse el pellejo por un botín, solo levantan su bandera para salvar su honorabilidad, y de paso nuestra vida. Sigue leyendo

Presentación del logotipo oficial de la candidatura del espeto

Las asociaciones Marbella Activa y La Carta Malacitana, como parte de su estrategia conjunta de trabajo para reforzar la candidatura del espeto de sardinas a patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, están desarrollando una serie de acciones y actos en torno a este patrimonio gastronómico malagueño, tanto a iniciativa propia como de otras instituciones y colectivos. Una de ellas es la que hoy se ha presentado de forma oficial: la nueva imagen corporativa de la candidatura.

Diseñada por Marta Lima, socia de Marbella Activa y creativa profesional, con el nuevo diseño se pretende por parte de la candidatura, impulsada por ambas asociaciones, que el logotipo propuesto se convierta en la seña de identidad de la misma y una imagen de referencia.

Ayer viernes día 3 a las 13 horas el Grupo socialista de la Diputación Provincial de Málaga otorgaba la distinción ‘Fuego y sal’ al Bar El Cordobés y el moraguero del mismo, José López, por ser un referente en la elaboración del espeto de sardinas como patrimonio cultural inmaterial. Aprovechando la invitación a dicho acto, ambas asociaciones han querido presentar el nuevo logotipo de la candidatura además de felicitar a este establecimiento y a su moraguero por dicho reconocimiento más que merecido por una trayectoria profesional defendiendo un patrimonio e identidad cultural de la Málaga marenga como es el espeto de sardinas.

Este acto de reconocimiento así como la presentación del logotipo oficial se suma a una serie de eventos en toda la provincia que pretenden reforzar la candidatura durante este verano. El próximo evento es este sábado día 4 en el IV Concurso de Espetos Costa del Sol que organiza El Círculo de Empresarios de Torremolinos y donde ambas asociaciones tendrán una carpa donde se informará de la candidatura, se recogerán firmas ciudadanas de adhesión además de repartir de forma gratuita la guía elaborada por La Carta Malacitana El espeto de Málaga en 20 respuestas, un folleto con el que se pretende dar a conocer el espeto de sardinas y el saber tradicional que requiere su elaboración. Una actividad de las muchas que se están organizando para este verano y que pretende dar igualmente un impulso al proceso de adhesiones donde se quiere sumar a toda la sociedad malagueña como a sus visitantes.

Los colectivos recuerdan que además está abierta hasta el día 20 de agosto la convocatoria del I Concurso de fotografía “La moraga y los espetos” cuyas bases están disponibles en la web de ambas asociaciones y cuyo objetivo es recopilar documentos gráficos para la difusión de este patrimonio malagueño y como actividad complementaria a la candidatura. Un certamen donde participan además Diputación Provincial de Málaga, el Ayuntamiento de Marbella y Cervezas Victoria.

Hay que reaccionar. Nos quitan el futuro

MapaProteccion

En un horizonte un tanto maltrecho vuelven a aparecer nubes muy oscuras que a juzgar por su aspecto no presagian nada bueno, parece que estamos a merced de una ola gigante que con su virulencia arrasa con todo lo que tiene a su paso y desaloja sin piedad lo mas esencial que posee el ser humano. La arrogancia y la inconsciencia se han aliado para volver a destruir la naturaleza, nuestro patrimonio natural. Planeamientos urbanísticos desafortunados, proyectos y promociones inmobiliarias fueron en un pasado no muy lejano eficaces depredadores del territorio y nuevamente parece que vuelven a la carga aunque lo peor es que esta vez lo hacen sobre tierra quemada y están dispuestos a devorar lo que queda del cadáver.

La costa del sol occidental tiene ya colmatado de urbanismo gran parte de su territorio mas cercano a la franja costera y apenas quedan huecos para rellenar de “civilización” lo que en un pasado fue naturaleza salvaje. De la misma forma que actúa una gangrena a la mancha urbanística no le queda otra solución que extender su infección hacia el interior de la costa del sol poniendo en peligro el importante y variado patrimonio natural que a día de hoy y con toda legitimidad disfrutamos muchos de los ciudadanos y turistas que residimos en este bello rincón de Europa y que, dígase de paso, son una verdadera vía de escape para muchos, después de una semana de trabajo agotador.

UrbanizacionRealQuintaLas grúas vuelven a aparecer timidamente en el horizonte y algunas de ellas serán colocadas previsiblemente en lugares muy sensibles para nuestros espacios naturales, en lugares donde reina una naturaleza que a golpe de urbanismo desmedido será destronada poco a poco. Un claro ejemplo lo tenemos en la macrourbanización conocida como El Real de la Quinta donde en estos días diversos colectivos medioambientales están poniendo en conocimiento de la opinión publica datos preocupantes sobre las dimensiones de estas obras y el deterioro irreversible que están causando al medio natural. El área afectada por las obras presenta un paisaje desolador debido sobre todo al embovedado y posterior relleno de la cabecera del arroyo Benabola y además las obras están afectando gravemente al río Guadaiza y su fauna acuática. Los colectivos recuerdan que el Guadaiza goza de protección a nivel Europeo ya que es un LIC lugar de interés comunitario y está dentro de la red natura 2.000 y resulta triste que ninguna administración este actuando para hacer cumplir las leyes de protección.

El macroproyecto se asienta sobre 2 millones de m2 y se construirán unas 2.000 viviendas, hotel, restaurantes, campos de golf y zona comercial. Todo esto tendrá sin dudas un fuerte impacto sobre las infraestructuras y los recursos hídricos y sobre todo tendrá una enorme presión humana sobre los valiosos espacios naturales cercanos, incluidos la zona sur del Parque Natural de la Sierra de las Nieves, el cual en un futuro próximo será Parque Nacional.

Con esta situación se debería hacer una reflexión ciudadana y poner el debate encima de la mesa sobre todo teniendo en cuenta que preservar nuestro patrimonio natural representa cada vez mas una garantía de futuro en varios sentidos. Hay que tener en cuenta algo muy importante. Las sociedades occidentales y muchos otros países de nuestro planeta están apostando cada vez más por la sostenibilidad y ya se empieza a hablar de una revolución verde que irá cambiando nuestros hábitos de vida en los próximos años. Amenazas como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad resultan fundamentales para que cada vez más ciudadanos estén sensibilizados en conservar sus espacios naturales, preservar los océanos de la contaminación por plásticos o que reclamen a sus gobiernos energías limpias y renovables. Sigue leyendo

Términos y condiciones IV

bicicleta-inglesa

Conversaciones de verano

Y de pronto el día penetra en la oscuridad sin avisar, hasta hacerla su amante. La luz erotiza los rincones dormidos, y las noches se convierten en cálidas conversaciones de verano. No hay atajos para llegar a las palabras que ya no recordamos, que pronunciamos tan solo el otoño pasado. El tiempo sobrevuela el invierno sin dejar apenas estela, con la cadencia de alas de agua, y se lleva todo lo dicho, todo lo manifestado, con la rotundidad de los días ateridos. El año es una frase a medias y sin sentido, los meses son párrafos encallados en el fondo del turbio pasado.

Dos amigos que no se veían hace años charlan distendidos, dueños de todo el tiempo que  se acumula en el horizonte. Recostados sobre sus sillas, en la terraza de un café frente al mar, les da el sol de lleno y parecen desearlo. El levante acaricia una mañana plácida y fresca de principios de verano. Varias mesas mas allá intento concentrarme en mis notas, y el mismo viento del mar me trae esa conversación ya humedecida. No hay altibajos, es un murmullo de frases sosegadas, intercambiadas con el ímpetu sereno de dos amigos con ganas de rescatar un tiempo antiguo, pero sin prisas. La terraza está medio vacía, sin apenas movimientos ni ruidos salvo los pasos del camarero que va de aquí para allá atravesando conversaciones aisladas, marcadas con el ritmo callado de una mañana de 24 grados, y de fondo el oleaje cercano. Le pido un café grande, ya me conoce y no le tengo que dar detalles obvios: el color avellanado de los cafés de Cádiz, ni sombra ni mitad, el vaso ancho de cristal, ya lo sabe, charlamos más que otros días, no hay carreras hoy, ni el calor empuja a pesar de estar a finales de junio. Sigue leyendo

Cinco años de Marbella Activa

Hacemos 5 años en Marbella Activa

Se propuso fomentar una ciudadanía activa, responsable y crítica. Se consideró prioritario reforzar los cimientos ciudadanos.

Arrancaba un 2013 sin visos de romper la cruda monotonía que atravesábamos desde años atrás. La situación general del país se plasmaba en un estado catatónico de la sociedad que no era ajeno a Marbella donde la pesadumbre generada por la dura crisis económica se acentuaba cada vez más.

La vida nos demuestra que es en los momentos más duros cuando el ser humano saca lo mejor de sí, reflexionando y aprendiendo de los errores -esto último no lo tengo del todo claro…-, agrupándose para unificar fuerzas y conocimiento. Y así fue como un grupo de personas se unieron para dar forma a un colectivo que se ha vuelto un referente local: Marbella Activa.

Si bien se puede formar una agrupación sobre la base de unos ideólogos que animan y convencen a otros cuantos, la verdad es que hace falta que se den unas circunstancias especiales para que realmente funcione: motivación, objetivos comunes, ganas de aportar, debate interno y respeto mutuo. Y todo esto se dio hace cinco años, desde el primer encuentro hasta el último.

Partiendo del diagnóstico de una sociedad apagada, estigmatizada por pasiva y permisiva ante los abusos de especuladores sin escrúpulos, se propuso fomentar una ciudadanía activa, responsable y crítica. Se consideró prioritario reforzar los cimientos ciudadanos, es decir, volver a sentirnos marbelleros. Se dedicaron numerosas charlas para dar a conocer nuestra historia y patrimonio, ayudando a recordar y a reforzar nuestra identidad, recuperando costumbres casi olvidadas pero que aún conservan nuestros mayores en al baúl de los recuerdos. Nos han enseñado a observar y a valorar nuestro maravilloso entorno natural, cuidándolo, disfrutándolo y respetándolo. Nos han mostrado que el conocimiento y la cultura son herramientas indispensables para hacer ciudadanos sensibles e inconformistas, evitando torres de Babel, generando debate sobre todas aquellas actuaciones no justificadas y promoviendo un modelo de ciudad ampliamente consensuado basado en la sostenibilidad (social, económica y ambiental), el conocimiento y la innovación.

Leer más

Artículo publicado el 19 de marzo en Diario Sur por Arturo Reque. Socio cofundador de Marbella Activa y presidente de ByCivic.

Una charla entre amigos. Quinto aniversario de Marbella Activa

 Hacemos 5 años en Marbella Activa

Aquella no fue una conversación estéril como otras muchas que quedan en meras intenciones, con palabras cargadas de razón personal que no trascienden más allá de la barra de un bar. Aquella tarde de verano surgió algo especial de esa charla entre dos amigos preocupados como muchos de nosotros por la deriva económica y social que sufría nuestro país. Como se suele decir, y tras exponer nuestros puntos de vista, decidimos pasar de las palabras a la acción. A partir de ahí acordamos buscar a varios amigos más que estuviesen interesados en este proyecto y nos dimos un mes de plazo para convocar una primera reunión.

Fue la cafetería del hotel Sultán el lugar elegido para dar comienzo a una aventura cargada de compromiso, ilusión y expectación. Fuimos ocho amigos los que decidimos empezar a dar forma a esa futura asociación que estaba comenzando a nacer. Tras meses de preparativos el 14 de marzo de 2013 nació formalmente la asociación Marbella Activa en un acto celebrado en el Foro Cultural de Fnac de Marbella.

Tras una intensa andadura Marbella Activa cumple ya cinco años de existencia y son muchos los amigos que se han ido sumando a este bonito proyecto. La conversación de aquella tarde de verano continúa con la misma ilusión y compromiso social gracias a los miembros que componen esta asociación y que con su esfuerzo la mantiene viva. Personalmente estoy convencido de que el mayor valor que tenemos en Marbella Activa es la amistad que nos une a todos nosotros. Bajo esa base sólida compartimos ilusión y compromiso por nuestra ciudad y es además el combustible esencial para que nuestro proyecto sea atractivo, original y necesario para transformar la realidad que nos rodea.

Sabemos que para transformar esa realidad no nos podemos quedar de brazos cruzados. Es por eso que durante estos años han sido muchas las acciones realizadas y que abarcan distintos ámbitos de nuestra sociedad.

Hacer un repaso de lo realizado en los cinco años de existencia de Marbella Activa resulta realmente sorprendente. Para empezar, hay que destacar la publicación en nuestra web de 375 entradas, con más de 150 artículos y relatos de muy variados temas. etnográficos, medioambientales, económicos, culturales, encuestas sobre temas de ciudad, sobre patrimonio, turismo u opinión que han generado casi 120.000 visitas.

Además se han organizado numerosas conferencias, programas educativos y etnográficos en televisión y radio, incluso obras de teatro y campañas de crowdfunding para financiar una parte de nuestros libros ilustrados como son Marbella naturalmente y Descubre Marbella y San Pedro ola app educativa de este último. Hay que destacar también la creación de los premios de investigación histórica Fernando Alcalá, el concurso de relatos de Marbella Activa, nuestra candidatura para que el espeto de sardinas sea patrimonio inmaterial de la humanidad, la organización conjunta con otros colectivos del día del Tostón, el proyecto educativo con varios programas de radio y televisión como Con otra mirada o Ahora educación, la creación de la web ciudad educadora, la colaboración con la Carrera Urbana de Orientación, las actividades de voluntariado de limpieza de la naturaleza a través del proyecto LIBERA…

Son muchas las actividades llevadas a cabo, y todas con un trasfondo claro… un nuevo modelo de ciudad, es por eso por lo que nos opusimos y lideramos claramente el movimiento ciudadano de oposición al proyecto de construcción de los rascacielos en nuestra ciudad. Hemos promovido el conocimiento y la conservación de la Torre del Cable, ayudado a preservar las dunas de Artola y colaborado con Marbella por sus Árboles para conservar nuestra masa arbórea urbana. En nuestro modelo de ciudad el medioambiente es algo fundamental tal y como lo refleja el plan estratégico de Marbella. Es por eso que además de las actuaciones de limpieza en la naturaleza también se han realizado más de 30 salidas explicativas a nuestros espacios naturales y hemos creado la ruta por la biodiversidad urbana en distintos lugares de nuestro municipio. Además fue nuestro proyecto de recuperación del Lago de las Tortugas (un proyecto de recuperación del espacio natural para la avifauna) el más votado en los primeros presupuestos participativos de Marbella.

También el patrimonio histórico es importante en nuestra forma de ver la ciudad y es por eso que a lo largo de estos años hemos organizado distintas actividades donde se ha conocido el recorrido del tren minero San Juan Bautista, la ferrería de la Concepción y la villa romana de Río Verde. Y además estamos inmersos junto a otros colectivos en la Plataforma de defensa y mantenimiento del Trapiche del Prado.

Este frenético e incansable trabajo junto al buen hacer de nuestras actividades e iniciativas ha sido determinante para que a través de todos estos años seamos un referente en nuestra ciudad. Medios de comunicación, ciudadanos y políticos se asoman a nuestra asociación para ver que opinamos o que nuevas ideas y proyectos ponemos en marcha.

Crear ciudadanos más activos y conscientes de su realidad es lo que pretendemos en Marbella Activa. Queremos recuperar nuestro pasado, ponerlo a la vista de todos y rescatarlo del olvido más absoluto, necesitamos hacer realidad uno de nuestros deseos como colectivo, la creación de un digno museo etnográfico de Marbella donde se den a conocer nuestras costumbres, nuestras antiguas formas de vida, dar a conocer en definitiva nuestra desconocida historia. Queremos recuperar el pasado y sobre todo conseguir un futuro mejor para todos, ese es nuestro objetivo y para ello necesitamos de unos ciudadanos activos que nos acompañen y necesitamos igualmente seguir avanzando en nuestro proyecto de un modelo de ciudad sostenible en todos los ámbitos sociales, una ciudad de excelencia cuyo referente sea el plan estratégico como elemento vertebrador.

Han sido cinco años muy intensos y llenos de muchas satisfacciones, sobre todo cuando fuimos galardonados en los IV Premios de la Cultura de nuestra ciudad en el apartado de mejor colectivo. También han sido unos años de mucho trabajo por parte de todos. Estoy seguro que gracias a la vocación altruista de sus miembros y a su inagotable ilusión Marbella Activa seguirá adelante con la misma intensidad y seguirá siendo un lugar donde fluyen nuevas ideas que poner en práctica.

En breve os convocaremos a la celebración de este especial aniversario que queremos compartir con tod@s vosotro@s.

Gracias a todos.

Antonio Figueredo Navarrete. Cofundador y Vicepresidente de Marbella Activa

Gracias

social

Hace ya unos días, estando a la espera de empezar el programa de radio qué está pasando en nuestras aulas, me encontré a don Rafael de la Fuente. Hace muchos, muchos años tuve la suerte de tener a sus hijos como alumnos. No esperaba que se acordara de mi, pero me equivoqué: se acordaba y se interesó por lo que hacía en ese programa educativo. Rafael tiene esa especial cualidad, que solo acompaña a la buena gente, de hacer que te sientas importante, de conseguir que tus ideas parezcan valiosas. Y eso nos gusta a todos. Pero lo que más llamó mi atención fue que en la despedida me diera las gracias por lo que estaba haciendo. Ahí me descolocó y me provocó unas cuantas reflexiones: ¿Por qué me daba las gracias si no era algo que hiciera directamente para él?

Ahí descubrí que su nivel de conciencia ciudadana era especial:agradecía personalmente cualquier idea que se hiciera en favor de su ciudad. Esto solo me había pasado con mi amigo Arturo Reque, padre, otra de esas personas especiales que tengo la suerte de conocer.

Ese gesto me hizo pensar en lo mucho que debíamos a muchas personas que entregan lo mejor de sí mismos de forma totalmente desinteresada a esta ciudad y que, tal vez, nunca recibieron una palabra de agradecimiento. Nos cuesta decir gracias. A veces nos parapetamos en ideas como: “Es su trabajo, es su obligación”. Y es posible que sea su trabajo, pero es fácil ver cuando se pone un plus que no hay contemplado en ningún contrato. Y es de agradecer la buena disposición, la amabilidad, la sonrisa. Y hay otra opción a la que acudimos: “Algo irá buscando”. Esta es propia de conciencias cicateras, propia de esta sociedad viciada por el interés individual donde el idealismo no tiene cabida. “Regalar su tiempo así, sin más…Mmm…No creo”.

Pues sí, así sin más y sin esperar nada a cambio distinto del hecho de compartir tiempo y actividad con otros colegas tan locos como ellos, hay un montón de marbelleros de todas las edades, de todos los géneros y de muy distintas nacionalidades, a los que hoy quiero dar las gracias:

  • Gracias, voluntarios de esas aulas de convivencia, por vuestra generosa entrega de tiempo, de sabiduría y, sobre todo, de corazón.
  • Gracias, Marbella Activa, por los libros que nos habéis regalado, por vuestra defensa del espeto y por creer que la Educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.
  • Gracias, Asociaciones, por cuidar este medio privilegiado del que somos parte y por poneros al lado de los débiles y los diferentes.
  • Gracias, vecinos, por vuestra sonrisa en mitad de tanta prisa y tanto cabreo.
  • Gracias, por atreverte a desear buenos días a todo el que tiene la suerte de cruzarse contigo.
  • Gracias a todos los que ponéis ese plus en vuestro trabajo diario pase lo que pase.
  • Gracias, gracias a todos los idealistas por compensar con vuestra ilusión este desequilibrado mundo. Gracias, gracias.

Francisco Cervera. Profesor y coordinador del proyecto educativo de Marbella Activa

El mejor chef

13502791_10206543355770402_5322904907867338152_o

Fue creado por el mar, sus olas y atardeceres. Por lugares vírgenes y solitarios donde las aves transitaban con su vuelo aquel paisaje totalmente natural desprovisto de artificios extraños. Fue creado por aquella naturaleza virgen donde la brisa del mar zarandeaba aquellas plantas de aspecto delicado que se asentaban en los arenales de la playa. Por aquel paisaje solitario dominado por el mar, un mar a veces violento y otras calmado donde el cielo y las olas compartían el horizonte y se fundían en él. 

Nació en aquel mar de abundancia, de aguas rizadas por el viento, de profundidades inalteradas, de secretos por descubrir. Era aquel, un lugar lleno de vida donde los humildes marengos se adentraban en completa complicidad dispuestos a encontrar su sustento.

Allí comenzó todo… en aquella frontera de arena que separa dos mundos muy distintos que se abrazan en el incansable batir de las olas. 

Allí, en aquel lugar de arenas movidas por el mar y el viento regresaban con el atardecer los humildes marengos. Todos esperaban con sus pies descalzos en aquel lugar de arenas. En aquel lugar mágico donde la luna se refleja. Fuego, sal, arena y mar, todo esto aderezado con el mayor ingenio. Noches de fiesta, de moragas junto al mar, noches de verano alrededor del fuego.

Allí nació el espeto, en aquella frontera junto al mar, en aquel lugar de arenas movidas por el viento. Solo el mejor chef pudo hacer la mejor creación culinaria, solo la necesidad y el ingenio, solo ellos, aderezados con las noches de luna llena, el mar y el fuego.

Antonio Figueredo Navarrete. Cofundador y vicepresidente de Marbella Activa

Fotografía tomada del facebook de Historia de Málaga atribuida a Vicente Tolosa. Espeto de sardinas en El Palo. Principios del siglo XX. 

Miremos al futuro

20160403_SendaBioSP_17

El domingo 3 de abril del año 2016 se celebró en el casco urbano de San Pedro Alcántara una visita guiada para dar a conocer la biodiversidad que existe en las ciudades y concienciar de la importancia que esta tiene para el bienestar de los ciudadanos que la habitan y de forma global para nuestro planeta. A la cita acudimos la plataforma Marbella por sus Árboles, SEO/BirdLife, la asociación San Pedro 1860 y nuestra asociación Marbella Activa. La organización del evento la llevaron a cabo la Delegación de Sostenibilidad y el Área de Medio ambiente de la Tenencia de alcaldía de San Pedro de Alcántara.

Aquel día y gracias a esta excursión urbana quedó oficialmente inaugurada la Senda por la Biodiversidad Urbana de San Pedro. La senda de recorrido circular consta de una serie de carteles informativos distribuidos por diferentes puntos del casco urbano donde se dan a conocer las diversas especies arbóreas que están presentes en calles y jardines. Además de todo esto también existen carteles haciendo referencia a las aves y al patrimonio histórico. El objetivo de esta senda es dar a conocer la cara más amable de nuestras ciudades, y a su vez la mas desconocida, concienciando a la ciudadanía del valor de su patrimonio ornamental. La naturaleza en la ciudad aporta múltiples beneficios y los árboles son sus principales valedores. Una ciudad sin árboles es una ciudad poco saludable y ausente de vida.

Uno de los lugares por donde discurre esta senda está en el conocido como “Palmeral de San Pedro” situado en la avenida Marques del Duero, arteria principal de esta localidad.

En este lugar tan emblemático de San Pedro un proyecto de obras poco afortunado amenaza seriamente la masa arbórea y ornamental que a lo largo de muchas décadas ha sido el elemento más destacado no solo de esta avenida, sino que también ha sido seña de identidad de los propios vecinos de San Pedro.

 Al parecer el proyecto de remodelación de esta avenida pretende eliminar parte de la masa verde actual y transplantar algunas palmeras centenarias de ubicación con el consiguiente riesgo de que mueran en el transcurso de esta operación.

 Nuevamente asistimos en nuestro municipio a una nueva y desafortunada situación donde un proyecto se realiza sin el consenso con los vecinos y donde nuestras zonas verdes siguen sin ser reconocidas como se merecen puesto que esta masa verde y sus grandiosas palmeras centenarias deben ser integradas en la remodelación de esta avenida puesto que son elementos destacados y de un gran valor sentimental. El futuro de nuestras ciudades incluida la nuestra pasa por valorar y respetar estos espacios verdes que son mucho mas beneficiosos en todos los aspectos que el frío y desolado hormigón. La tendencia en los países europeos de nuestro entorno esta encaminada a potenciar las zonas verdes en las ciudades y crear espacios arbolados destinados a aumentar la biodiversidad, luchar contra el cambio climático y sobre todo fomentar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Queremos por tanto una ciudad que mire al futuro, lejos de los espacios grises y estériles. Una ciudad del siglo XXI donde las zonas verdes permitan lugares tranquilos para que los niños puedan jugar bajo la sombra de sus árboles. Debemos recordar que somos una ciudad turística y que nuestros visitantes valoran cada vez más sus destinos vacacionales por su trato al medio ambiente. Un proyecto donde se tenga muy en cuenta los espacios verdes son muy valorados por los turistas. En definitiva, desde Marbella Activa pedimos que se reflexione y se busque la mejor solución siempre por supuesto mirando al futuro y a nuestro patrimonio natural.

Antonio Figueredo Navarrete. Cofundador y Vicepresidente de Marbella Activa