Los de la casa maldita

Portada Relatos del 17Un año más hemos publicado, gracias a la colaboración de la editorial Edinexus y de Marta Lima en el diseño de la cubierta y la maquetación, “Los relatos del 17″: un libro  con la recopilación de las diez obras finalistas en la cuarta edición de nuestro concurso de relatos. Para aquellos que queréis un ejemplar solo nos tenéis que enviar un email a nuestro correo marbellactiva@gmail.com solicitando vuestro ejemplar.

Os dejamos aquí el relato Los de la casa maldita de Juan Manuel Sainz Peña que obtuvo el primer premio. Esperamos que os guste (Leer relato).

Time after time

(Un relato de viajes)

PastedGraphic-1“No pido a la vida nada sino que se deje mirar”. Esta sencilla reflexión personal la hizo Cesare Pavese en uno se sus adictivos relatos. Yo solo pediría que fuera el mar quien se deje mirar.

Porque es sorprendente comprobar como algo tan visto e ignorado como la orilla pueda resumir aspectos tan sutiles de nuestra vida; por un lado el rugido de las olas de Poniente ahoga todo el ruido de ese mundo que queremos olvidar, y a la vez el continuo vaivén de nuestra memoria mimetiza el movimiento rítmico del mar.

Nos sentamos en cualquier playa, dando la espalda a una vida que a veces es inexplicable, frustrados por esa manía tan humana de querer analizar y encontrar una explicación a todo, y de repente se esfuma el mundo. Intuimos, incluso vemos, recuerdos que parecen flotar en esa zona alejada del litoral, una zona que solo alcanzaríamos si hubiera un barco a mano, pero ese barco resulta no estar nunca cuando lo necesitamos, de modo que nuestro pasado queda al albur de las corrientes, de los vientos y de las olas para volver a su origen, nosotros.

Seguir leyendo

La Marbella Marenga

Con otra Mirada Pepe Moraguero

Gracias al tesón de nuestro gran Paco Cervera hemos emitido un nuevo programa de “Con otra mirada”, esta vez dedicada a la memoria de toda esa gente de la mar que tanto nos han dado y de la que tan poco sabemos. Otra joya etnográfica que recupera un nuevo pedazo de nuestra intrahistoria a través de otro protagonista de excepción: José López Sánchez, marengo y moraguero conocido de nuestra Marbella.

Recordamos que la serie de programas televisivos “Con otra mirada” forma parte del proyecto etnográfico de nuestra asociación y que ha visto la luz gracias a la fórmula magistral de Radio Televisión Marbella de la televisión participativa y, sobre todo, de la colaboración de sus protagonistas principales que gracias a su mirada particular nos transportan a una época y a unos modos de vida que nos conciernen a todos los marbelleros como sociedad. Testimonios orales que forman parte ya de nuestro legado etnográfico como pueblo.

Este programa de con otra mirada con Pepe el moraguero no es solo una oportunidad de escuchar un fabuloso testimonio y disfrutar del gran trabajo de realización de este programa por Paco Cervera sino lo que es más trascendente para Marbella Activa: disponer de un material audiovisual único y abierto que permita la conservación de dichos testimonios y nos ayude a no olvidar los modos de vida que han existido en nuestra ciudad.

En este programa descubriremos la Marbella más marenga a través de la experiencia de vida de Pepe; la del Barrio Nuevo, la Barandilla, la devota de la Virgen del Carmen. Conoceremos cómo era la vida entonces de los pescadores; la faena, las artes de pesca y de tiro, las especies más capturadas, el tipo de embarcaciones y las tripulaciones. Hablaremos de las sardinas y del espeto. Un programa que nos ha ayudará a complementar ese otro proyecto de Marbella Activa con el que pretendemos que el espeto sea declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad y que nos ayudará a conocer y recuperar nuestra memoria colectiva, la de la Marbella marenga.

Ver programa

Pequeño-gran museo de la ciudad

Museo Vargas Llosa

Cuando estaba llegando a la exposición, todavía le daba vueltas en mi cabeza a las palabras del último informe que habíamos presentado: una encuesta revela el escaso conocimiento que atesoran alumnos de Primaria y Secundaria sobre lugares y personajes claves en la ciudad de Marbella. Marbella Activa reclama un museo de la ciudad como referente de la identidad del municipio. Inma, jefa de estudios del CEIP Vargas Llosa, me había mandado una invitación para  ver el pequeño trabajo que habían preparado sobre nuestra ciudad. Y allí estaba.

Nada más entrar, supe que aquello era algo más que un pequeño trabajo. Ante mis ojos se extendía, cubriendo todas las paredes y el espacio de aquella amplia sala, el resultado de un magnífico proyecto en el que todos los cursos habían puesto su granito de arena. Allí estaba, en papel y cartulina, el museo que pedíamos: descubre Marbella y San Pedro. Allí estaban sus monumentos históricos (el Castillo, la Basílica de Vega del Mar, las torres defensivas…), sus lugares emblemáticos (plaza de los Naranjos y Paseo Marítimo), sus paisajes naturales (la Concha, las dunas de Artola, la cascada de Camoján), pasajes de nuestra vida económica (la minería, el turismo, nuestra gastronomía…). Allí estaba, en suma, nuestro pequeño-gran museo.

 Los que trabajamos con niños sabemos la cantidad de horas de trabajo que se esconden tras un proyecto de esa naturaleza, sabemos de profesores que a veces se despiertan a altas horas de la noche o ya en la madrugada y su cabeza no para de dar vueltas buscando solución a los problemas que un proyecto así genera; pero también sabemos del derroche de ilusión que generan y de los conocimientos que se adquieren sin apenas darse cuenta: cada maqueta, cada dibujo, cada descripción requieren de un trabajo previo que los ha llevado a visitar los lugares, a leer libros, a recibir visitas como las de Dolores Navarro, Javier Lima, Andrés García, Marbella Activa, el programa de radio Qué está pasando en nuestras aulas…De todo se fue nutriendo su imaginación, y todo queda reflejado en su pequeño-gran museo.

Así que, cuando vuelvo los ojos al principio de este artículo, tengo que reconocer que esas palabras no van con el Vargas Llosa. Aquí hay una matrícula de honor en la búsqueda de nuestra identidad, de nuestras raíces. Y quiero dejar constancia de ello con estas palabras.

Francisco Cervera. Profesor y coordinador del proyecto educativo de Marbella Activa.

La historia local: esa gran olvidada

Collage trabajo evaluacionSomos básicamente historia: lo que hemos vivido, lo que hemos sentido, lo que hemos pensado. Cualquier buen médico lo sabe; por eso indaga en nuestro pasado, incluso en nuestra herencia genética, antes de ponernos el tratamiento que mejor convenga a nuestra salud. También cualquier buen proyecto de ciudad tiene que contar con nuestra historia si quiere tener futuro. Y, sin embargo, nuestra historia local es la gran olvidada.

No, no es un título exagerado a conciencia para llamar tu atención. Y sí, somos conscientes de todo el esfuerzo de Fernando Alcalá, de José Luis Casado, de Lucía Prieto, de Ana María Mata, de Francisco Javier Moreno, de Cilniana, de Marbella Activa y de muchas otras personas y de muchos otros colectivos por acercarnos a nuestro pasado; pero de qué nos sirve si nadie se preocupa de acercar a las nuevas generaciones a nuestro patrimonio, a nuestras tradiciones: a nuestra alma colectiva. ¿Qué pasará cuando sean ellos los que se hagan cargo de los nuevos proyectos de ciudad? ¿Qué evocará entonces el nombre de Marbella? ¿Habrá alguien que todavía se acuerde de lo que Sierra Blanca significó y significa para nosotros? ¿Habrá alguien que se acuerde del esparto, del palmito, de los espárragos, de las piñas,  de las algarrobas, de sus minas de plomo y de grafito, de sus cabras montesas? ¿Habrá alguien que recuerde que siempre fuimos un pueblo abierto al mundo, que por aquí pasaron los fenicios y los romanos, los visigodos y los musulmanes…? ¿Habrá alguien que recuerde que siempre fuimos acogedores, que nos habitan comunidades de judíos, de vascos, de chilenos, de alemanes, de rusos, de ingleses…? ¿Habrá alguien que recuerde quién fue Ricardo Soriano o Rogelio Vigil de Quiñones o el marqués del Duero? ¿Habrá alguien que se acuerde de lo que supuso la experiencia agroindustrial de la colonia del Ángel, o que recuerde los grandes cortijos de las Chapas o que sepa algo del Trapiche del Prado? ¿Habrá alguien que recuerde lo que era el Tostón o ya nos habrá absorbido el Halloween?

Si piensas que exageramos, puedes mirar los resultados de la encuesta que hemos llevado a cabo en nuestros centros de Primaria (6º de EP) y de Secundaria (4º de ESO). Podemos utilizar las excusas que queramos: es que muchos de nuestros alumnos son extranjeros, es que muchos profesores son de otros lugares y no conocen nuestra historia, es que ahora el bilingüismo se ha impuesto y obliga a que Sociales y Naturales se impartan exclusivamente en inglés y los niños que empiezan a construir ese conocimiento se enfrentan a tantas dificultades que se corre el riesgo de convertirlo en un mero aprendizaje de vocabulario obviando el valor pedagógico y vital que tiene la construcción de verdaderos aprendizajes…Sí, podemos utilizar las excusas que queramos, pero siempre nos quedará este mal sabor de boca al saber que no lo estamos haciendo bien, que es el conocimiento el que engendra el cariño y que se disfruta mucho más de lo que se conoce bien. Nuestra escuela tiene que abanderar el proceso de acercar a nuestros niños a su patrimonio, a sus tradiciones, a su alma colectiva. No podemos excusarnos con el temario oficial ni con el bilingüismo ni con la falta de preparación de sus profesores. ¿Acaso el CEP no puede ofrecer un curso de formación a todos los profesores de Sociales y Naturales? ¿Acaso nadie conoce los magníficos materiales que ha puesto a su disposición el programa de Microclima, el libro y la aplicación que Marbella Activa ha regalado a los centros escolares, el libro que Andrés García Baena y Pepe Moyano hicieron en forma de comic sobre nuestra historia, el programa Con Otra Mirada, la página de Historia de Marbella que administra Francisco Javier Moreno en facebook, por poner algunos ejemplos? ¿Acaso nadie conoce la oferta que realiza la Delegación de Cultura cada año para que todos nuestros alumnos puedan acercarse a nuestro patrimonio? Sin duda se impone una reflexión que nos lleve a un nuevo proyecto. Y eso, exactamente eso, es lo que hemos pretendido al hacer este trabajo. Léelo en el siguiente enlace:

Documento de evaluación historia local R

Un verdadero premio

Ana Maria Mata WebUna vez pasados los Premios de la Cultura 2017 donde se nos reconoció como colectivo que emprendimos la labor hace ya más de cuatro años para la construcción de ciudadanía, traemos aquí las palabras de una de las personas más queridas de nuestra ciudad, como es Ana María Mata, que nos dedicó unas hermosas palabras, que viniendo de ella sí que es un verdadero premio, para todos los que hemos dedicado nuestro esfuerzo y dedicación por esta asociación, un reconocimiento al que estamos igualmente de agradecidos al que nos dio el Ayuntamiento hace unas semanas. Os dejamos el artículo publicado originalmente en el Blog de Tertulia en Marbella (ver publicación original).

Marbella Activa

Existe una opinión, más o menos generalizada que consiste en afirmar cómo la mayoría de jóvenes de hoy día suelen ser díscolos, pasotas, y sin más criterio que el proporcionado por las abusivas redes sociales, única opción en la que creen y donde no dejan de actuar.
 
Puede que tal afirmación proceda en su mayor parte de padres y familias decepcionados por el presente y preocupados por el futuro de quienes son sus herederos y a quienes quisieran imaginar siempre en situación más elevada que la que ellos, en su día alcanzaron.
 
No creo en dicha afirmación, más que en determinados casos concretos, tristes, desafortunados y de los que, en verdad,  todos conocemos alguno. Pero con estas líneas de hoy quisiera refutar esa idea, añadiendo además pruebas concluyentes. Pruebas que tienen a nuestra ciudad como protagonista y a muchos de los jóvenes que la habitan como ejecutores de un positivismo total.
 
Hace unos años un grupo de ellos decidieron unirse para crear una asociación sin ánimo de lucro, cuyo nombre encabeza este artículo, y con el proyecto común de revitalizar los organismos, municipales y ciudadanos, en pro de una mayor efectividad en el desarrollo cotidiano de las necesidades de la ciudad junto con una reivindicación de su historia en todos los ámbitos de la misma. En ese sentido han ido trabajando día a día, sin desaliento y con una animosidad efervescente que por calificarla de algún modo, a quien escribe, solo se le ocurre el vocablo de envidiable. 
 
Sus actividades van de lo teórico a lo práctico y abarcan aspectos tan diversos como la Naturaleza, realizando desde recorridos por la montaña, por la diversidad vegetal, por el conocimiento de las aves, hasta el intento de recobrar costumbres lejanas pero muy nuestras, fiestas, folklore, canciones, cocina, y hasta formas de hábitat o de vestuario en lo que ya es una verdadera investigación etnológica, nunca realizada hasta ahora y con ánimo de aumentar en todo lo que sea posible.
 
Ni que decir tiene que lo primero en hacer fue la búsqueda de hombres y mujeres cuya edad signifique no una carga sino un cúmulo de vivencias y experiencias pasadas, y cuyo interés humano es de una calidad impresionante.
 
Uno de los últimos logros ha sido la presentación de un libro muy especial, con ilustraciones preciosas, que se ha distribuido a colegios e institutos, y cuyo nombre es “Descubre Marbella y San Pedro”. Indispensable para una integración completa del niño en su medio, en la ciudad que debe conocer desde su balbuceo para aprender a quererla y hacerla mejor. La intención es que  no haya un alumno que desconozca lo esencial de un pueblo privilegiado por su clima pero cuyo contenido es tan bello o más que su continente. Recomiendo vivamente a quien todavía no lo haya visto y leído su posesión inmediata.

Permítanme por una vez poner nombres propios a quienes se les ocurrió y fueron capaces de llevar a término esta idea genial: Javier Lima y David Bailón. Entusiastas al máximo,  generosos y pacientes hasta unos límites que no son muy comunes.

Marbella Activa, convoca también hasta finales de abril su anual concurso de relatos, ayudados por la Fundación del Hotel El Fuerte, siempre con el lema de conocer más la ciudad ya sea su pasado, su presente y hasta, si alguno se atreve, su futuro.
 
El incombustible Antonio Figueredo, el Feliz R. de la Fuente de los pájaros de la costa desde Marbella hasta Algeciras, el hombre sabio de la naturaleza, acompaña con sus conocimientos cada salida que la asociación realiza como un homenaje a nuestra naturaleza singular.
 
Y por si algo faltara, Marbella Activa se ha propuesto conseguir que nuestro espeto de sardinas y nuestras moragas sean reconocidas  fuera de nuestras fronteras como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Elevar a nuestras humildes pero riquísimas sardinas al más alto empíreo gastronómico. Lo conseguirán, estoy segura.
Les decía que a los jóvenes hay que conocerlos bien antes de emitir una afirmación negativa. Sencillamente, creo que hay que darles algo en los que el cerebro y el sentimiento se unan. Verán como dejan de ser pasotas.
 
Marbella Activa no es solo una asociación. Es una hoguera cuyo fuego te quema en cuanto te acercas. Gracias a ellos por incluirnos a los no tan jóvenes. Gracias por su entusiasmo. También en lo cotidiano se puede ser héroe.
                                                                                  
Ana  María  Mata   
(Historiadora y Novelista)

Dos Marbellas

Israel“Vive Marbella dos vidas que palpitan al unísono, que se complementan, que se sobreviven y se superponen. Dos vidas que coexisten, que se retroalimentan, que necesitan la una de la otra para la subsistencia.Vive Marbella dos vidas que son una sola.

La Marbella tradicional e histórica, la de los hombres y mujeres del campo y de la mar, la del trabajo duro, del esfuerzo, del sudor y de la tradición, del silencio calmo en invierno y del jolgorio bullanguero en verano, la que ha visto crecer una ciudad que se superponía sobre la suya propia, y en esa superposición aparecía la otra Marbella, la del oropel, el lujo y los excesos, el glamour y la fama, la jet set y el mal juego político.

Vive Marbella dos vidas, quizá incluso desde su génesis impreso en su adn urbano, que los íberos llamaron Salduba y los romanos Cilniana. Vive Marbella dos vidas, dos vidas que son una sola ciudad”.

Escribía este texto hace siete años, concretamente el 21 de septiembre de 2010. Eran una serie de reportajes turísticos sobre los entonces 101 municipios de la provincia de Málaga. Y el número 76 correspondió a Marbella.

Esta dicotomía, esta doble vida, este juego doble de espejos en el que se refleja Marbella es lo que trato de explicar a las personas que nos visitan con asiduidad para disfrutar de nuestra ciudad unos días. Amigos y amigas de otros lares a los que llega un eco de Marbella un tanto distorsionado, irreal, a veces surrealista, pero a la vez, casi siempre veraz.

Estar casado con una marbellera de la calle Ancha, con una hija a todas luces gitana y vikinga, tener a mi lado una familia repartida entre el Casco Antiguo, Miraflores, El Calvario y Ricardo Soriano y vivir aquí en mi segunda vez desde hace una década ha hecho que aprenda a disfrutar cada día más de la esencia de la Marbella tradicional y que a su vez, esos amigos y amigas que nos visitan también respiren ese aroma.

El olor de azahar de la plaza de los Naranjos, ahora parcialmente desocupada, el estallido de las buganvillas en las fachadas del Casco Antiguo, las moragas nocherniegas con los pies hundidos en la arena templada, las puestas de sol con África y Gibraltar recortadas en el horizonte, una cerveza en El Limpio, ver salir a los barcos en el puerto pesquero, caminar por el sendero de los Monjes y sentir el aliento de La Concha, una barbacoa en Nagüeles, la feria de día por San Bernabé, los eucaliptos de la Senda Litoral en El Pinillo, el parque de la Constitución en las tardes de verano, darse un baño en La Bajadilla en el mes de noviembre…En fin, la vida cotidiana.

La sorpresa salta en el espíritu de mis amigos, de mis amigas que nos visitan. Ah, esto también es Marbella dicen, a lo que corrijo orgulloso, esto es Marbella, justo en el momento en el que el petardeo del escape libre de un Ferrari me acalla la voz. En fin.

Dos marbellas que son una, superpuestas y convivientes. Dos vidas que palpitan al unísono. Vive Marbella dos vidas que son una sola.

Israel Olivera es periodista, poeta y socio de Marbella Activa

Este artículo forma parte de su colaboración habitual en la Cadena Ser de Marbella: La Firma (ver publicación original y escuchar audio).

Marbella Activa premiada como colectivo

18738724_10213386228870650_5363089942630275026_oEn Marbella Activa estamos de enhorabuena y agradecidos por el premio concedido este pasado domingo 28 de mayo en la IV edición de los “Premios de la Cultura 2017″ organizados por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Marbella y que reconoció la de Marbella Activa como colectivo. 

Celebrado en el Teatro Ciudad de Marbella el acto contó  con la asistencia del Delegado de Cultura, Rafael Piña, la responsable de Cultura, Gema Midón, el alcalde, Pepe Bernal y el Teniente Alcalde de Las Chapas que entregó el premio a nuestro presidente.

El Ayuntamiento, con estos premios, reconoce la labor y la trayectoria de 14 personas y colectivos, entre ellos Marbella Activa. Los premiados han sido los siguientes:

Premio de Literatura: Domingo César Ayala

Premio Artes Plásticas: Víctor Martín

Premio de Música: Juan Campos

Premio de Artes Escénicas: Inmaculada Pérez (La Bruja)

Premio de Danza: Solera de Jerez

Premio de Cine: Mariola Fuentes

Premio de Investigación y Patrimonio Histórico: Bartolomé Mora

Premio de Fotografía: Lola Rudolphi

Premio Colectivo: Marbella Activa

Premio Toda una Vida: Yolanda Galeras

Premio Joven Talento: Raquel García

Premio de Gastronomía: Marbella Cocina Asociación

Premio Póstumo: Pepe Moreno

Premio Póstumo: Paco Álvarez

En este enlace (ver video) podéis ver el fragmento del evento con la presentación de Marbella Activa por la responsable de Cultura, Gema Midón, la entrega del premio por el Teniente Alcalde de Las Chapas, Miguel Diaz y el discurso de nuestro presidente.

Acto de entrega del IV Concurso de Relatos Marbella Activa

Entrega premios 4_conc_relatosDesde Marbella Activa queremos dar las gracias a los 80 autores que han tenido a bien crear un relato y enviarlo a nuestro concurso que ya va por su cuarta edición, casi nada, cuando parece que fue ayer cuando decidimos promover este concurso.

Nuestra más sincera enhorabuena a Juan Manuel Sainz Peña por su merecido primer premio que ha conseguido con su relato “Los de la casa maldita”.  A Jose María de Loma, con su segundo puesto por “El sendero” y a Concha García Benítez, tercera finalista, por su relato “Ventana frente a ventana” .

Muchas gracias a la Fundación Fuerte por su decidida apuesta por este concurso, a David Gallardo de Doliva por apoyarlo desde un principio y a José María Sánchez Robles de Edinexus por hacer posible un libro con una selección de los finalistas. A José Manuel Beltrán López, coordinador del concurso y el que será de nuevo maestro de ceremonia en la entrega de premios.

Y sobre todo nuestra más sincera enhorabuena y agradecimiento al jurado formado por Ana María Mata, Alejandro Pedregosa  y Francisco Javier Moreno por apoyar con el trabajo más concienzudo que es la selección de los relatos finalistas.

 

Los 10 finalistas de la IV edición del concurso de relatos son los siguientes:

1 LOS DE LA CASA MALDITA JUAN MANUEL SAINZ PEÑA JERÉZ DE LA FRONTERA
2 EL SENDERO JOSE MARÍA DE LOMA MÁLAGA
3 VENTANA FRENTE A VENTANA CONCHA GARCÍA BENÍTEZ MÁLAGA
4 LA RECONQUISTA DE MIS RAÍCES JUANMA VELASCO CENTELLES  BENICASSIM- CASTELLÓN
5 NOCHE DE FUEGO Y PLATA FERNANDO J. JIMÉNEZ NIETO CASTELLAR FRONTERA-CÁDIZ
6 VIDAS TRUNCADAS FRANCISCO CERVERA MORALES MARBELLA
7 VOLAR MÁS ALLÁ DE LA RAZÓN FAUSTINO LARA IBAÑEZ TOLEDO
8 EL AUTÓMATA ANA EUGENIA VENEGAS MORENO MARBELLA
9 NUDOS MARINEROS NURIA SAÉNZ CASTILLO SEVILLA
10 EL CUARTELILLO TOMÁS PRIETO BORREGO MARBELLA

El síndrome de la (In)Cultura

20170509_134209~2-01Se denomina Síndrome de la (In)Cultura aquel conjunto de síntomas que padece una persona y que le hace vulnerable a no sentir simpatía por la cultura en cualquiera de sus formas.

Esta podría ser una definición real, pero no lo es, de un mal cada vez más presente en la sociedad. Y es que perdemos cultura y riqueza a veces material o inmaterial todos los días. Hay que aclarar que la cultura pervive y se difunde a través de las personas de muchas y de muy variadas formas.

Y es que una sociedad globalizada como la actual hace que se influya en una hegemonía cultural y de costumbres aquí , en Puerto Rico o Tanzania. Y es contraproducente, ya que la cultura no es homogénea como no lo eran las historias que nos contaban nuestros antepasados, y que eran las mismas que en el norte de España, así como la lengua. A causa de la dominancia de lenguas como el inglés, español, chino u otras sobre diferentes países y regiones así como factores militares, religiosos, educativos entre otros, puede que provoque que de las 6800 lenguas existentes en el globo se queden en unos cientos en menos de un siglo.

En el caso de una ciudad como Marbella nos encontramos con que tiene un gran saber acumulado que no se puede perder, y aunque no lo queramos ver es rica en restos arqueológicos de diversos tiempos y seguro que aún por descubrir. Desde la Basílica Paleocristiana de Vega de Mar o la Villa Romana de Río Verde a la Muralla árabe o las casas y los rincones del casco antiguo, desde las artes de pesca de nuestros pobladores hasta la forma de su cocinado como son los espetos. Tenemos arte y este recorre nuestras venas y que mejor forma de transmitirlo en el baile, pero también a través de la fotografía que graba instantes únicos o un libro en el que se expresen historias nunca imaginadas.

¿Pero somos a veces conscientes de la pérdida de cultura que tenemos o a la qué accedemos?

Puede que la tecnología y los nuevos cambios nos hagan la vida más fácil, pero a veces nos acostumbramos a lo sencillo y puede que nos excedamos. No todo es Google o Wikipedia, cuando hay personas que piensas que la generación del 98 son chavales que hoy en día tienen 19 años, y no un grupo de intelectuales que vivieron en una época convulsa de nuestro país, cuando los niños saben cómo funciona un móvil con menos de 10 años pero no sabe jugar a juegos populares. Algo falla si en un pueblo o una ciudad una persona no conoce donde está la biblioteca pública, o si ni siquiera está abierta o en las condiciones adecuadas para un recurso tan básico. Si mientras tanto la cultura no recibe los fondos que debe y esa biblioteca sigue intacta durante 25 años, pero se gasta en levantar calles para poner la solería nueva en menos de 5 años o solo se le incide en el turismo como sector económico de riqueza. Puede por tanto que algo esté fallando.

De nosotros depende que la situación cambie. De nuestro interés por saber, así como de nuestras acciones día a día consiguiendo que el Síndrome de la (In) Cultura no nos llegue hasta lo más hondo de nuestro ser. Sino será entonces cuando una sintomatología ficticia puede que se vuelva real y las consecuencias sean irreversibles perdiendo una parte de nosotros mismos o de nuestra ciudad, como sucedió con el cercenamiento de la Medusa de Río Verde de un incalculable valor, que no será la misma nunca más.

Darío Hidalgo. Socio de Marbella Activa