Conferencia sobre los Dólmenes de Antequera

CARTEL CONFERENCIA DOLMENES

Este próximo miércoles 25 de octubre en el Cortijo Miraflores organizamos la conferencia CONJUNTO ARQUEOLÓGICO DÓLMENES DE ANTEQUERA: UN LARGO RECORRIDO PARA CONVERTIRSE EN PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD a cargo de Bartolomé Ruiz, Director del Conjunto Arqueológico y máximo responsable del éxito de su declaración como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El 15 de julio de 2016, en la 40ª sesión del Comité del Patrimonio Mundial celebrado en la ciudad de Estambul, el Sitio de los Dólmenes de Antequera fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, con número de referencia 1501. Un largo recorrido con el que este organismo internacional reconocía el valor universal excepcional del Sitio de de los Dólmenes de Antequera integrado por tres monumentos culturales (Dolmen de Menga, Dolmen de Viera y Tholos de El Romeral)​ y dos monumentos naturales (La Peña de los Enamorados y El Torcal)​. 

En dicha conferencia se hablará del recorrido de la candidatura y de este importante patrimonio megalítico con 6.000 años de antigüedad y reflejo de una etapa de la historia de la humanidad en la que se construyeron los primeros monumentos ceremoniales de la Europa occidental, según las dos grandes tradiciones constructivas del megalitismo.

Esta conferencia se enmarca dentro de la programación del proyecto del espeto de sardinas para convertirlo en patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Presentarán el acto Javier Soto y Javier Lima.

Cortijo Miraflores. 19:30 horas.

Marbella: de cultura y políticas culturales

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) aprobó en 2014 un documento sobre Gestión Municipal del Patrimonio Histórico-Cultural. Su principal fundamento son las recomendaciones para el desarrollo de planes municipales de gestión del Patrimonio, elementos “irrepetibles” de carácter material: yacimientos, edificios, restos… sujetos al peligro de degeneración o pérdida. Los programas, inspirados en el marco de los proyectos exigidos por la UNESCO se sustentan en varios ejes confluyentes: diagnóstico, proyectos de conservación, perspectivas de uso y viabilidad económica.

Hasta la experiencia más reciente del laissez faire la acción cultural municipal ha sido heredera del modelo dirigista implantado en 1979 por los ayuntamientos socialistas, basado en el convencimiento de que las acción cultural –en la que el Teatro ocupaba una posición destacada— debía ser subvencionada y pilotada por los poderes públicos apoyados por intelectuales y artistas de prestigio. En Marbella, la mimesis se manifestó, en la importancia que alcanzó la actividad teatral y una oferta amplia de actividades literarias y musicales. Durante el gilismo, la Delegación de Cultura, se abrió a la colaboración con la Fundación José Banús y con el Museo del Grabado vertebró la oferta en torno al elitista mundo del arte. La creación, en la periferia, del Teatro Municipal fue un desagravio por la salvaje destrucción de la Sala de Usos Múltiples; la rehabilitación del Cortijo de Miraflores justificó la desaparición del patrimonio industrial de El Ángel y ocultó que el Trapiche del Prado era una cuadra. Sin que, por cierto, en aquellos años en los que se urbanizó el terreno colindante, nadie reclamara su conversión en residencia de mayores. La Delegación de Cultura dirigida, durante la Comisión Gestora, por Francisco Javier Moreno, historiador del arte, impulsó acciones encaminadas a paliar el expolio y los daños patrimoniales. Pero fue la creación del Archivo Histórico Municipal, instalado en el Cortijo, lo que abrió nuevas perspectivas para la investigación histórica al dotarlo de instalaciones y medios para su consulta. Esta nueva infraestructura cobró significado con la celebración de jornadas realizadas conjuntamente con las instituciones con responsabilidad en la gestión y divulgación del conocimiento histórico: el Archivo Histórico Provincial, el Centro de Profesores, la Asociación Cilniana y la Universidad de Málaga. Durante la primera legislatura del Partido Popular, Carmen Díaz, mantuvo un cierto compromiso con la Historia Local, y sobre todo, en función de la actuación en la Villa de Río Verde, con el patrimonio arqueológico.

Leer más

Nuestro Alrededor

20160603_114003En Marbella, la volatilidad de la población afecta en el conocimiento del pasado. La mayoría de los niños y de las niñas desconocen lugares emblemáticos de la ciudad y personas destacadas en el pasado remoto y reciente de su historia.

Hace escasamente tres meses, la Asociación Marbella Activa hizo públicos los resultados de una encuesta realizada a 435 alumnos de 18 centros de Primaria y Secundaria de Marbella y San Pedro. Eran desalentadores. La mayoría de los niños y de las niñas desconocían lugares emblemáticos de la ciudad y personas destacadas en el pasado remoto y reciente de su historia. Si esta misma encuesta se hiciera en Sitges, Frías, Arrankudiaga, Lozoya de Buitrago o Estepa, el resultado que arrojaría intuyo sería similar, por tanto no creo que sea un problema solo de Marbella, sino un desafecto global.

Los factores de esta falta de conocimiento del entorno más cercano siempre son múltiples, no se puede achacar solo al sistema educativo o solo a las instituciones o solo al entorno familiar, la educación es un sistema polihédrico a través del cual se forma a los niños y niñas con múltiples visiones de su alrededor. Ellos y ellas construyen el puzzle en base a lo que leen, ven, oyen, escuchan, aprenden, y con ese armazón edifican su conocimiento. La irrupción de las redes sociales, de la televisión, de los móviles y de las tabletas ha ayudado a ampliar los horizontes del conocimiento, es innegable, a llegar a Nueva York o Tasmania o la Antártida en un instante, el problema es la contextualización de todas las informaciones que nos llegan a través de estos sistemas de comunicación. La contextualización. Y esa base, ese protoconocimiento, esa sabiduría previa que nos ayuda a comprender el mundo, sí reside en el entorn más cercano. Solo conociendo lo que tenemos más cerca, geográfica o emocionalmente, podremos comprender lo que nos rodea más allá.

En ciudades como Marbella, en las que en los últimos 60 años se ha construido capa sobre capa, y no solo físicamente, parece que ese conocimiento básico, primordial, por cercano y radical en la vida de los más pequeños, ha quedado sepultado. La historia de la ciudad ha salido de los currículos educativos, la administración local ha sido incapaz de poner en valor sus yacimientos, los marbelleros y marbelleras parecen haber olvidado sus orígenes, y la voracidad de la estacionalidad y del consumo rápido ha engullido el pasado. Una pena.

Destacan los inviolables, los que han resistido, los que han intentado e intentan poner cordura, Cilniana, la propia Marbella Activa. Pero son, desafortunadamente, los menos.

Es cierto que Marbella, como otras ciudades de similar historia reciente, tiene una población muy volátil, población que enriquece con su paso, pero que viene y va, que no enraiza su apego con el terruño como los nacidos y nacidas aquí o como las personas que han, hemos, decidido quedarse después de sobrevolar estos pagos. Esta volatilidad de la población también afecta en el conocimiento del pasado.

Será porque siempre me ha gustado conocer el terreno que piso, donde alojo mis emociones, mis sentimientos, pero disfruto escuchando esas voces que me hablan de Villas Romanas, a las que imagino, de cargaderos de mineral, cuyas vagonetas pinto sobre El Cable, de sistemas dunares kilométricos, a los que sueño, de torres vigía, trufadas de miedos invasores.

Tengo una hija de casi seis años, marbellera y barakaldesa a partes iguales. Cuando recorremos esta ciudad intento explicarle, contarle, historiarle, batallarle, los sucedidos de Marbella y cuando nuestra vida nos lleva al norte, umbrío, le narro historias de lamias, arrantzales, ballenas y cielos teñidos de rojo, le explico quiénes son Olentzero y Basajaun y cómo era Bilbao antes de la llegada de esa casa de metal tan rara que responde al nombre de Guggenheim.

Creo que es mi tarea, mi placer, creo que debería ser tarea de todos y de todas. La contextualización, el conocimiento de lo cercano nos llevará a conocernos mejor a nosotros mismos, a saber que todos somos mezcla, que todos somos maravillosa impureza, que todos, al final, somos producto de nuestras querencias y de nuestro alrededor.

Artículo de Israel Olivera publicado en ievenn.com

Marbepop 2017

marbepop-1-1014x552Tras algún intento vano de resucitación, con otro formato y otras intenciones, La Marbepop regresa a Marbella, y regresa reinventada, más adulta, más plena, con una hoja de ruta sobre el horizonte que esperemos no desbaraten las veleidades políticas. Que Marbella tuviera un festival propio, más allá del producto de marketing que es la Starlite, era una necesidad. Necesidad a la que impelían las nuevas bandas, las antiguas ya revividas y un público, a la par nostálgico y nuevo, que reivindicaba un espacio así.

Tras dar cobertura a la explosión musical de la ciudad en la Marbella de finales de los ochenta y principios de los noventa con dos exitosas ediciones, que incluyeron la publicación de sendos discos, La Marbepop desapareció. Las causas de esa desaparición fueron múltiples, como lo son siempre. Se transformó en un formato de concurso de nuevos talentos que mantenía con un hilo de vida el proyecto, pero nunca con el ímpetu que la escena marbellera requería. Hasta el año pasado.

Un cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Marbella y la incorporación de nuevos técnicos al Área de Juventud propiciaron que La Marbepop resurgiera. Perfecta organización, magnífico enclave. El Parque de la Constitución de Marbella acogió este resurgir con gran éxito de crítica y público, como decía aquel. Cerca de 3.000 personas disfrutaron del reencuentro. Esperado. Y tras el éxito indudable, solo había que preparar una nueva edición.

El Parque de la Constitución era una perita en dulce. Arbolado, íntimo, próximo al Paseo Marítimo, pero no podía ser en este 2017. Hubo de buscarse otra localización y, pese a las reticencias primeras, precisamente esa localización ha sido uno de los éxitos de este año: El Parque de la Represa. Céntrico, con una gran explanada y dos espacios bien definidos, un escenario potente y aval técnico. La Marbepop ha crecido, se ha hecho adulta. La Marbepop, como aún la llaman sus protagonistas primeros. La Marbepop.

Ni una pega al cartel, poblado de conocidos y conocidas de solvencia incontestable y alguna sorpresa aún granujienta. Mierda Indigna aka The Rottens, Sidderales, Aless, Big Márquez, Dr. Olmedo, Sindomar, Briatore y Soulbelle fueron las bandas y Pakkito 2000, Carlito Brigante, Lucas Bon Vivant, Matt Correa, Olarte, GNXZX, Beat Camp Club y Samyasuik&DjJuanlu, los djs que conformaban un cartel también plagado de actividades infantiles y un paseo de la Legión 501 de Star Wars.

Ahora solo queda esperar la valoración, que el gasto sea tomado como una inversión cultural, que los nuevos/viejos vientos políticos que agosto trajo a Marbella no desbaraten un armazón que tiene visos de crecer, armarse y continuar, y al que solo le falta, desperezarse un tanto de la nostalgia y mirar, sin miedo, hacia adelante.

Festival: Marbepop

Fecha: 30 Septiembre 2017

Lugar: Parque de la Represa, Marbella

Bandas: Briatore, Soulbelle, Big Márquez, entre otras

Asistentes: 3.500

Entrada: Gratuita

Artículo de Israel Olivera publicado en ievenn.com

Horario Marbepop

Los de la casa maldita

Portada Relatos del 17Un año más hemos publicado, gracias a la colaboración de la editorial Edinexus y de Marta Lima en el diseño de la cubierta y la maquetación, “Los relatos del 17″: un libro  con la recopilación de las diez obras finalistas en la cuarta edición de nuestro concurso de relatos. Para aquellos que queréis un ejemplar solo nos tenéis que enviar un email a nuestro correo marbellactiva@gmail.com solicitando vuestro ejemplar.

Os dejamos aquí el relato Los de la casa maldita de Juan Manuel Sainz Peña que obtuvo el primer premio. Esperamos que os guste (Leer relato).

Time after time

(Un relato de viajes)

PastedGraphic-1“No pido a la vida nada sino que se deje mirar”. Esta sencilla reflexión personal la hizo Cesare Pavese en uno se sus adictivos relatos. Yo solo pediría que fuera el mar quien se deje mirar.

Porque es sorprendente comprobar como algo tan visto e ignorado como la orilla pueda resumir aspectos tan sutiles de nuestra vida; por un lado el rugido de las olas de Poniente ahoga todo el ruido de ese mundo que queremos olvidar, y a la vez el continuo vaivén de nuestra memoria mimetiza el movimiento rítmico del mar.

Nos sentamos en cualquier playa, dando la espalda a una vida que a veces es inexplicable, frustrados por esa manía tan humana de querer analizar y encontrar una explicación a todo, y de repente se esfuma el mundo. Intuimos, incluso vemos, recuerdos que parecen flotar en esa zona alejada del litoral, una zona que solo alcanzaríamos si hubiera un barco a mano, pero ese barco resulta no estar nunca cuando lo necesitamos, de modo que nuestro pasado queda al albur de las corrientes, de los vientos y de las olas para volver a su origen, nosotros.

Seguir leyendo

La Marbella Marenga

Con otra Mirada Pepe Moraguero

Gracias al tesón de nuestro gran Paco Cervera hemos emitido un nuevo programa de “Con otra mirada”, esta vez dedicada a la memoria de toda esa gente de la mar que tanto nos han dado y de la que tan poco sabemos. Otra joya etnográfica que recupera un nuevo pedazo de nuestra intrahistoria a través de otro protagonista de excepción: José López Sánchez, marengo y moraguero conocido de nuestra Marbella.

Recordamos que la serie de programas televisivos “Con otra mirada” forma parte del proyecto etnográfico de nuestra asociación y que ha visto la luz gracias a la fórmula magistral de Radio Televisión Marbella de la televisión participativa y, sobre todo, de la colaboración de sus protagonistas principales que gracias a su mirada particular nos transportan a una época y a unos modos de vida que nos conciernen a todos los marbelleros como sociedad. Testimonios orales que forman parte ya de nuestro legado etnográfico como pueblo.

Este programa de con otra mirada con Pepe el moraguero no es solo una oportunidad de escuchar un fabuloso testimonio y disfrutar del gran trabajo de realización de este programa por Paco Cervera sino lo que es más trascendente para Marbella Activa: disponer de un material audiovisual único y abierto que permita la conservación de dichos testimonios y nos ayude a no olvidar los modos de vida que han existido en nuestra ciudad.

En este programa descubriremos la Marbella más marenga a través de la experiencia de vida de Pepe; la del Barrio Nuevo, la Barandilla, la devota de la Virgen del Carmen. Conoceremos cómo era la vida entonces de los pescadores; la faena, las artes de pesca y de tiro, las especies más capturadas, el tipo de embarcaciones y las tripulaciones. Hablaremos de las sardinas y del espeto. Un programa que nos ha ayudará a complementar ese otro proyecto de Marbella Activa con el que pretendemos que el espeto sea declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad y que nos ayudará a conocer y recuperar nuestra memoria colectiva, la de la Marbella marenga.

Ver programa

Pequeño-gran museo de la ciudad

Museo Vargas Llosa

Cuando estaba llegando a la exposición, todavía le daba vueltas en mi cabeza a las palabras del último informe que habíamos presentado: una encuesta revela el escaso conocimiento que atesoran alumnos de Primaria y Secundaria sobre lugares y personajes claves en la ciudad de Marbella. Marbella Activa reclama un museo de la ciudad como referente de la identidad del municipio. Inma, jefa de estudios del CEIP Vargas Llosa, me había mandado una invitación para  ver el pequeño trabajo que habían preparado sobre nuestra ciudad. Y allí estaba.

Nada más entrar, supe que aquello era algo más que un pequeño trabajo. Ante mis ojos se extendía, cubriendo todas las paredes y el espacio de aquella amplia sala, el resultado de un magnífico proyecto en el que todos los cursos habían puesto su granito de arena. Allí estaba, en papel y cartulina, el museo que pedíamos: descubre Marbella y San Pedro. Allí estaban sus monumentos históricos (el Castillo, la Basílica de Vega del Mar, las torres defensivas…), sus lugares emblemáticos (plaza de los Naranjos y Paseo Marítimo), sus paisajes naturales (la Concha, las dunas de Artola, la cascada de Camoján), pasajes de nuestra vida económica (la minería, el turismo, nuestra gastronomía…). Allí estaba, en suma, nuestro pequeño-gran museo.

 Los que trabajamos con niños sabemos la cantidad de horas de trabajo que se esconden tras un proyecto de esa naturaleza, sabemos de profesores que a veces se despiertan a altas horas de la noche o ya en la madrugada y su cabeza no para de dar vueltas buscando solución a los problemas que un proyecto así genera; pero también sabemos del derroche de ilusión que generan y de los conocimientos que se adquieren sin apenas darse cuenta: cada maqueta, cada dibujo, cada descripción requieren de un trabajo previo que los ha llevado a visitar los lugares, a leer libros, a recibir visitas como las de Dolores Navarro, Javier Lima, Andrés García, Marbella Activa, el programa de radio Qué está pasando en nuestras aulas…De todo se fue nutriendo su imaginación, y todo queda reflejado en su pequeño-gran museo.

Así que, cuando vuelvo los ojos al principio de este artículo, tengo que reconocer que esas palabras no van con el Vargas Llosa. Aquí hay una matrícula de honor en la búsqueda de nuestra identidad, de nuestras raíces. Y quiero dejar constancia de ello con estas palabras.

Francisco Cervera. Profesor y coordinador del proyecto educativo de Marbella Activa.

La historia local: esa gran olvidada

Collage trabajo evaluacionSomos básicamente historia: lo que hemos vivido, lo que hemos sentido, lo que hemos pensado. Cualquier buen médico lo sabe; por eso indaga en nuestro pasado, incluso en nuestra herencia genética, antes de ponernos el tratamiento que mejor convenga a nuestra salud. También cualquier buen proyecto de ciudad tiene que contar con nuestra historia si quiere tener futuro. Y, sin embargo, nuestra historia local es la gran olvidada.

No, no es un título exagerado a conciencia para llamar tu atención. Y sí, somos conscientes de todo el esfuerzo de Fernando Alcalá, de José Luis Casado, de Lucía Prieto, de Ana María Mata, de Francisco Javier Moreno, de Cilniana, de Marbella Activa y de muchas otras personas y de muchos otros colectivos por acercarnos a nuestro pasado; pero de qué nos sirve si nadie se preocupa de acercar a las nuevas generaciones a nuestro patrimonio, a nuestras tradiciones: a nuestra alma colectiva. ¿Qué pasará cuando sean ellos los que se hagan cargo de los nuevos proyectos de ciudad? ¿Qué evocará entonces el nombre de Marbella? ¿Habrá alguien que todavía se acuerde de lo que Sierra Blanca significó y significa para nosotros? ¿Habrá alguien que se acuerde del esparto, del palmito, de los espárragos, de las piñas,  de las algarrobas, de sus minas de plomo y de grafito, de sus cabras montesas? ¿Habrá alguien que recuerde que siempre fuimos un pueblo abierto al mundo, que por aquí pasaron los fenicios y los romanos, los visigodos y los musulmanes…? ¿Habrá alguien que recuerde que siempre fuimos acogedores, que nos habitan comunidades de judíos, de vascos, de chilenos, de alemanes, de rusos, de ingleses…? ¿Habrá alguien que recuerde quién fue Ricardo Soriano o Rogelio Vigil de Quiñones o el marqués del Duero? ¿Habrá alguien que se acuerde de lo que supuso la experiencia agroindustrial de la colonia del Ángel, o que recuerde los grandes cortijos de las Chapas o que sepa algo del Trapiche del Prado? ¿Habrá alguien que recuerde lo que era el Tostón o ya nos habrá absorbido el Halloween?

Si piensas que exageramos, puedes mirar los resultados de la encuesta que hemos llevado a cabo en nuestros centros de Primaria (6º de EP) y de Secundaria (4º de ESO). Podemos utilizar las excusas que queramos: es que muchos de nuestros alumnos son extranjeros, es que muchos profesores son de otros lugares y no conocen nuestra historia, es que ahora el bilingüismo se ha impuesto y obliga a que Sociales y Naturales se impartan exclusivamente en inglés y los niños que empiezan a construir ese conocimiento se enfrentan a tantas dificultades que se corre el riesgo de convertirlo en un mero aprendizaje de vocabulario obviando el valor pedagógico y vital que tiene la construcción de verdaderos aprendizajes…Sí, podemos utilizar las excusas que queramos, pero siempre nos quedará este mal sabor de boca al saber que no lo estamos haciendo bien, que es el conocimiento el que engendra el cariño y que se disfruta mucho más de lo que se conoce bien. Nuestra escuela tiene que abanderar el proceso de acercar a nuestros niños a su patrimonio, a sus tradiciones, a su alma colectiva. No podemos excusarnos con el temario oficial ni con el bilingüismo ni con la falta de preparación de sus profesores. ¿Acaso el CEP no puede ofrecer un curso de formación a todos los profesores de Sociales y Naturales? ¿Acaso nadie conoce los magníficos materiales que ha puesto a su disposición el programa de Microclima, el libro y la aplicación que Marbella Activa ha regalado a los centros escolares, el libro que Andrés García Baena y Pepe Moyano hicieron en forma de comic sobre nuestra historia, el programa Con Otra Mirada, la página de Historia de Marbella que administra Francisco Javier Moreno en facebook, por poner algunos ejemplos? ¿Acaso nadie conoce la oferta que realiza la Delegación de Cultura cada año para que todos nuestros alumnos puedan acercarse a nuestro patrimonio? Sin duda se impone una reflexión que nos lleve a un nuevo proyecto. Y eso, exactamente eso, es lo que hemos pretendido al hacer este trabajo. Léelo en el siguiente enlace:

Documento de evaluación historia local R

Un verdadero premio

Ana Maria Mata WebUna vez pasados los Premios de la Cultura 2017 donde se nos reconoció como colectivo que emprendimos la labor hace ya más de cuatro años para la construcción de ciudadanía, traemos aquí las palabras de una de las personas más queridas de nuestra ciudad, como es Ana María Mata, que nos dedicó unas hermosas palabras, que viniendo de ella sí que es un verdadero premio, para todos los que hemos dedicado nuestro esfuerzo y dedicación por esta asociación, un reconocimiento al que estamos igualmente de agradecidos al que nos dio el Ayuntamiento hace unas semanas. Os dejamos el artículo publicado originalmente en el Blog de Tertulia en Marbella (ver publicación original).

Marbella Activa

Existe una opinión, más o menos generalizada que consiste en afirmar cómo la mayoría de jóvenes de hoy día suelen ser díscolos, pasotas, y sin más criterio que el proporcionado por las abusivas redes sociales, única opción en la que creen y donde no dejan de actuar.
 
Puede que tal afirmación proceda en su mayor parte de padres y familias decepcionados por el presente y preocupados por el futuro de quienes son sus herederos y a quienes quisieran imaginar siempre en situación más elevada que la que ellos, en su día alcanzaron.
 
No creo en dicha afirmación, más que en determinados casos concretos, tristes, desafortunados y de los que, en verdad,  todos conocemos alguno. Pero con estas líneas de hoy quisiera refutar esa idea, añadiendo además pruebas concluyentes. Pruebas que tienen a nuestra ciudad como protagonista y a muchos de los jóvenes que la habitan como ejecutores de un positivismo total.
 
Hace unos años un grupo de ellos decidieron unirse para crear una asociación sin ánimo de lucro, cuyo nombre encabeza este artículo, y con el proyecto común de revitalizar los organismos, municipales y ciudadanos, en pro de una mayor efectividad en el desarrollo cotidiano de las necesidades de la ciudad junto con una reivindicación de su historia en todos los ámbitos de la misma. En ese sentido han ido trabajando día a día, sin desaliento y con una animosidad efervescente que por calificarla de algún modo, a quien escribe, solo se le ocurre el vocablo de envidiable. 
 
Sus actividades van de lo teórico a lo práctico y abarcan aspectos tan diversos como la Naturaleza, realizando desde recorridos por la montaña, por la diversidad vegetal, por el conocimiento de las aves, hasta el intento de recobrar costumbres lejanas pero muy nuestras, fiestas, folklore, canciones, cocina, y hasta formas de hábitat o de vestuario en lo que ya es una verdadera investigación etnológica, nunca realizada hasta ahora y con ánimo de aumentar en todo lo que sea posible.
 
Ni que decir tiene que lo primero en hacer fue la búsqueda de hombres y mujeres cuya edad signifique no una carga sino un cúmulo de vivencias y experiencias pasadas, y cuyo interés humano es de una calidad impresionante.
 
Uno de los últimos logros ha sido la presentación de un libro muy especial, con ilustraciones preciosas, que se ha distribuido a colegios e institutos, y cuyo nombre es “Descubre Marbella y San Pedro”. Indispensable para una integración completa del niño en su medio, en la ciudad que debe conocer desde su balbuceo para aprender a quererla y hacerla mejor. La intención es que  no haya un alumno que desconozca lo esencial de un pueblo privilegiado por su clima pero cuyo contenido es tan bello o más que su continente. Recomiendo vivamente a quien todavía no lo haya visto y leído su posesión inmediata.

Permítanme por una vez poner nombres propios a quienes se les ocurrió y fueron capaces de llevar a término esta idea genial: Javier Lima y David Bailón. Entusiastas al máximo,  generosos y pacientes hasta unos límites que no son muy comunes.

Marbella Activa, convoca también hasta finales de abril su anual concurso de relatos, ayudados por la Fundación del Hotel El Fuerte, siempre con el lema de conocer más la ciudad ya sea su pasado, su presente y hasta, si alguno se atreve, su futuro.
 
El incombustible Antonio Figueredo, el Feliz R. de la Fuente de los pájaros de la costa desde Marbella hasta Algeciras, el hombre sabio de la naturaleza, acompaña con sus conocimientos cada salida que la asociación realiza como un homenaje a nuestra naturaleza singular.
 
Y por si algo faltara, Marbella Activa se ha propuesto conseguir que nuestro espeto de sardinas y nuestras moragas sean reconocidas  fuera de nuestras fronteras como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Elevar a nuestras humildes pero riquísimas sardinas al más alto empíreo gastronómico. Lo conseguirán, estoy segura.
Les decía que a los jóvenes hay que conocerlos bien antes de emitir una afirmación negativa. Sencillamente, creo que hay que darles algo en los que el cerebro y el sentimiento se unan. Verán como dejan de ser pasotas.
 
Marbella Activa no es solo una asociación. Es una hoguera cuyo fuego te quema en cuanto te acercas. Gracias a ellos por incluirnos a los no tan jóvenes. Gracias por su entusiasmo. También en lo cotidiano se puede ser héroe.
                                                                                  
Ana  María  Mata   
(Historiadora y Novelista)