¿Qué está pasando en nuestras aulas?

bannerverkami2

Este próximo lunes, día 30 de Octubre, a las 12:00 de la mañana  vuelve a las ondas el programa de radio ¿Qué está pasando en nuestras aulas? Estará conducido por Francisco Cervera de Marbella Activa y Eva Villén de Radio Televisión Marbella y con Manuel Mellado y Fabiola Mora de colaboradores. Un programa que forma parte del proyecto educativo de la asociación Marbella Activa y que se emite en el 106.7 de la FM:

Como sabéis se trata de un programa de educación que pretende:

  • Involucrar a la comunidad educativa para que, de forma sistemática, se enseñe el Patrimonio Natural y Cultural de nuestro municipio.
  • Que las mejores ideas y las buenas prácticas educativas puedan ser visibles y compartidas.
  • Ayudar a que nuestra ciudad pueda convertirse en una auténtica “ciudad educadora” con la mira puesta en la formación, promoción y desarrollo de todos sus habitantes. Atenderemos prioritariamente a niños y jóvenes, pero llegamos con voluntad decidida de incorporar en el proceso educativo a personas de todas las edades.
  • Darle voz a todos los protagonistas: experiencias destacadas, trabajos merecededores de reconocimiento…

Este año pone en marcha un concurso: ¿Conoces tu ciudad? Ponte a prueba.

Cada semana te vamos a proponer una cuestión para medir tu grado de conocimiento o tu habilidad para buscar información. Y te lo vamos a premiar. En cada programa vamos a sortear un regalo entre los participantes que hayan acertado la pregunta. Unas veces te invitaremos a comer, otras será un libro, unas entradas, un lote de productos…Siempre conocerás previamente el regalo propuesto.

¿Vas a dejar pasar esta oportunidad? Bastará con entrar en nuestra página de Facebook de Marbella Activa y dejarnos tu respuesta. A la semana siguiente diremos la respuesta correcta, el nombre del ganador y la forma de recoger su premio.

Un museo para la ciudad

Collage trabajo evaluacion

Un deseo, un sueño…¿para cuándo una realidad?

Llevaba ya tanto tiempo imaginándolo que me parecía mentira que por fin se fuera a inaugurar; pero allí estaba. Al acercarme, no pude dejar de sentir el legítimo orgullo de pertenecer a uno de los colectivos que lo había hecho posible.

Alrededor del faro todo era bullicio y expectación: conocíamos el proyecto, pero nos inquietaba saber cómo se había llevado a cabo. Me encontré con representantes de todos los colectivos que habían aportado su granito de arena para que, ahora, nuestro Patrimonio pudiese ser más conocido, más valorado, más difundido. Allí estaban también, como no, todos los grandes, esos a los que debemos todo lo que investigan y todo lo que comparten con nosotros a través de sus libros y de sus imágenes. Allí pude ver a Ana María Mata, a Javier Lima, a Dolores Navarro, a Lucía Prieto, a Andrés García, a Viejo Pérez, a Francisco Javier Moreno, a Escolástico Martín…Y también a nuestros políticos con su alcalde, José Bernal, al frente de su segunda legislatura, a quienes hay que agradecer las gestiones que liberaron el espacio del Faro para convertirlo en el Museo Fernando Alcalá de la ciudad de Marbella. Y, como no, nuestra querida RTV Marbella grabando para la posteridad aquel momento.

En el pequeño hall de entrada un grupo de estudiantes voluntarios se afanaban por darnos la bienvenida, entregarnos el folleto del recorrido y urgirnos para que nos dirigiésemos al salón de actos porque la inauguración iba a dar comienzo.

El salón de actos no era grande y aquel día estaba abarrotado. Calculé unas 100 personas deseosas de no perderse nada de aquel momento y bastante gente en los pasillos laterales por falta de espacio. En la mesa presidencial estaba la Consejera de Educación de la Junta, el concejal de Cultura, el alcalde y el director del Museo.

Todos hablaron de la importancia de salvaguardar ese  conjunto de bienes y elementos materiales, inmateriales y naturales que nos ayudan a entender nuestra cultura y a mantener la cohesión social. Comentaron que el Patrimonio es algo vivo, que ha ido fraguándose con el paso del tiempo pero que seguimos construyendo día a día y que hace posible la permanencia de una diversidad cultural que nos enriquece. Insistieron en que  nos muestra la pervivencia del pasado, nos otorga identidad y una herencia cultural compartida, nos muestra unos valores que han ido permaneciendo en la memoria y en el tiempo y establece vínculos entre personas y comunidades.

El director del nuevo Museo de la ciudad puso especial énfasis en que aquel pretendía ser un Museo vivo, con actividades continuas para todos los grupos de edad, como debía ser lo propio de una ciudad educadora como Marbella. Prometió hacer un esfuerzo especial para que allí confluyeran las personas mayores, cargadas de recuerdos y de saberes, con nuestros escolares haciendo un trabajo conjunto en talleres tradicionales; prometió que allí tendrían un lugar especial para exponer todos los marbelleros y todos los colectivos que trabajasen sobre nuestro Patrimonio y que pretendía hacer de nuestro Museo un centro de investigación y difusión de nuestros valores patrimoniales. Nos recordó, asimismo, que la responsabilidad sobre el patrimonio recae no sólo en la administración sino, sobre todo, en todos los ciudadanos individual y colectivamente considerados.

Al finalizar el acto, se nos dividió en grupos de diez personas para hacer el recorrido del Museo. Al frente de cada grupo se puso uno de los estudiantes voluntarios de la entrada. Eran alumnos de Bachillerato que se habían convertido en auténticos guías. Se les notaba un poco nerviosos; pero, según avanzaban por el Museo, fueron sintiéndose más y más seguros y nos hicieron disfrutar del recorrido.

Sigue leyendo

La Marbella Marenga

Con otra Mirada Pepe Moraguero

Gracias al tesón de nuestro gran Paco Cervera hemos emitido un nuevo programa de “Con otra mirada”, esta vez dedicada a la memoria de toda esa gente de la mar que tanto nos han dado y de la que tan poco sabemos. Otra joya etnográfica que recupera un nuevo pedazo de nuestra intrahistoria a través de otro protagonista de excepción: José López Sánchez, marengo y moraguero conocido de nuestra Marbella.

Recordamos que la serie de programas televisivos “Con otra mirada” forma parte del proyecto etnográfico de nuestra asociación y que ha visto la luz gracias a la fórmula magistral de Radio Televisión Marbella de la televisión participativa y, sobre todo, de la colaboración de sus protagonistas principales que gracias a su mirada particular nos transportan a una época y a unos modos de vida que nos conciernen a todos los marbelleros como sociedad. Testimonios orales que forman parte ya de nuestro legado etnográfico como pueblo.

Este programa de con otra mirada con Pepe el moraguero no es solo una oportunidad de escuchar un fabuloso testimonio y disfrutar del gran trabajo de realización de este programa por Paco Cervera sino lo que es más trascendente para Marbella Activa: disponer de un material audiovisual único y abierto que permita la conservación de dichos testimonios y nos ayude a no olvidar los modos de vida que han existido en nuestra ciudad.

En este programa descubriremos la Marbella más marenga a través de la experiencia de vida de Pepe; la del Barrio Nuevo, la Barandilla, la devota de la Virgen del Carmen. Conoceremos cómo era la vida entonces de los pescadores; la faena, las artes de pesca y de tiro, las especies más capturadas, el tipo de embarcaciones y las tripulaciones. Hablaremos de las sardinas y del espeto. Un programa que nos ha ayudará a complementar ese otro proyecto de Marbella Activa con el que pretendemos que el espeto sea declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad y que nos ayudará a conocer y recuperar nuestra memoria colectiva, la de la Marbella marenga.

Ver programa

Pequeño-gran museo de la ciudad

Museo Vargas Llosa

Cuando estaba llegando a la exposición, todavía le daba vueltas en mi cabeza a las palabras del último informe que habíamos presentado: una encuesta revela el escaso conocimiento que atesoran alumnos de Primaria y Secundaria sobre lugares y personajes claves en la ciudad de Marbella. Marbella Activa reclama un museo de la ciudad como referente de la identidad del municipio. Inma, jefa de estudios del CEIP Vargas Llosa, me había mandado una invitación para  ver el pequeño trabajo que habían preparado sobre nuestra ciudad. Y allí estaba.

Nada más entrar, supe que aquello era algo más que un pequeño trabajo. Ante mis ojos se extendía, cubriendo todas las paredes y el espacio de aquella amplia sala, el resultado de un magnífico proyecto en el que todos los cursos habían puesto su granito de arena. Allí estaba, en papel y cartulina, el museo que pedíamos: descubre Marbella y San Pedro. Allí estaban sus monumentos históricos (el Castillo, la Basílica de Vega del Mar, las torres defensivas…), sus lugares emblemáticos (plaza de los Naranjos y Paseo Marítimo), sus paisajes naturales (la Concha, las dunas de Artola, la cascada de Camoján), pasajes de nuestra vida económica (la minería, el turismo, nuestra gastronomía…). Allí estaba, en suma, nuestro pequeño-gran museo.

 Los que trabajamos con niños sabemos la cantidad de horas de trabajo que se esconden tras un proyecto de esa naturaleza, sabemos de profesores que a veces se despiertan a altas horas de la noche o ya en la madrugada y su cabeza no para de dar vueltas buscando solución a los problemas que un proyecto así genera; pero también sabemos del derroche de ilusión que generan y de los conocimientos que se adquieren sin apenas darse cuenta: cada maqueta, cada dibujo, cada descripción requieren de un trabajo previo que los ha llevado a visitar los lugares, a leer libros, a recibir visitas como las de Dolores Navarro, Javier Lima, Andrés García, Marbella Activa, el programa de radio Qué está pasando en nuestras aulas…De todo se fue nutriendo su imaginación, y todo queda reflejado en su pequeño-gran museo.

Así que, cuando vuelvo los ojos al principio de este artículo, tengo que reconocer que esas palabras no van con el Vargas Llosa. Aquí hay una matrícula de honor en la búsqueda de nuestra identidad, de nuestras raíces. Y quiero dejar constancia de ello con estas palabras.

Francisco Cervera. Profesor y coordinador del proyecto educativo de Marbella Activa.

La historia local: esa gran olvidada

Collage trabajo evaluacionSomos básicamente historia: lo que hemos vivido, lo que hemos sentido, lo que hemos pensado. Cualquier buen médico lo sabe; por eso indaga en nuestro pasado, incluso en nuestra herencia genética, antes de ponernos el tratamiento que mejor convenga a nuestra salud. También cualquier buen proyecto de ciudad tiene que contar con nuestra historia si quiere tener futuro. Y, sin embargo, nuestra historia local es la gran olvidada.

No, no es un título exagerado a conciencia para llamar tu atención. Y sí, somos conscientes de todo el esfuerzo de Fernando Alcalá, de José Luis Casado, de Lucía Prieto, de Ana María Mata, de Francisco Javier Moreno, de Cilniana, de Marbella Activa y de muchas otras personas y de muchos otros colectivos por acercarnos a nuestro pasado; pero de qué nos sirve si nadie se preocupa de acercar a las nuevas generaciones a nuestro patrimonio, a nuestras tradiciones: a nuestra alma colectiva. ¿Qué pasará cuando sean ellos los que se hagan cargo de los nuevos proyectos de ciudad? ¿Qué evocará entonces el nombre de Marbella? ¿Habrá alguien que todavía se acuerde de lo que Sierra Blanca significó y significa para nosotros? ¿Habrá alguien que se acuerde del esparto, del palmito, de los espárragos, de las piñas,  de las algarrobas, de sus minas de plomo y de grafito, de sus cabras montesas? ¿Habrá alguien que recuerde que siempre fuimos un pueblo abierto al mundo, que por aquí pasaron los fenicios y los romanos, los visigodos y los musulmanes…? ¿Habrá alguien que recuerde que siempre fuimos acogedores, que nos habitan comunidades de judíos, de vascos, de chilenos, de alemanes, de rusos, de ingleses…? ¿Habrá alguien que recuerde quién fue Ricardo Soriano o Rogelio Vigil de Quiñones o el marqués del Duero? ¿Habrá alguien que se acuerde de lo que supuso la experiencia agroindustrial de la colonia del Ángel, o que recuerde los grandes cortijos de las Chapas o que sepa algo del Trapiche del Prado? ¿Habrá alguien que recuerde lo que era el Tostón o ya nos habrá absorbido el Halloween?

Si piensas que exageramos, puedes mirar los resultados de la encuesta que hemos llevado a cabo en nuestros centros de Primaria (6º de EP) y de Secundaria (4º de ESO). Podemos utilizar las excusas que queramos: es que muchos de nuestros alumnos son extranjeros, es que muchos profesores son de otros lugares y no conocen nuestra historia, es que ahora el bilingüismo se ha impuesto y obliga a que Sociales y Naturales se impartan exclusivamente en inglés y los niños que empiezan a construir ese conocimiento se enfrentan a tantas dificultades que se corre el riesgo de convertirlo en un mero aprendizaje de vocabulario obviando el valor pedagógico y vital que tiene la construcción de verdaderos aprendizajes…Sí, podemos utilizar las excusas que queramos, pero siempre nos quedará este mal sabor de boca al saber que no lo estamos haciendo bien, que es el conocimiento el que engendra el cariño y que se disfruta mucho más de lo que se conoce bien. Nuestra escuela tiene que abanderar el proceso de acercar a nuestros niños a su patrimonio, a sus tradiciones, a su alma colectiva. No podemos excusarnos con el temario oficial ni con el bilingüismo ni con la falta de preparación de sus profesores. ¿Acaso el CEP no puede ofrecer un curso de formación a todos los profesores de Sociales y Naturales? ¿Acaso nadie conoce los magníficos materiales que ha puesto a su disposición el programa de Microclima, el libro y la aplicación que Marbella Activa ha regalado a los centros escolares, el libro que Andrés García Baena y Pepe Moyano hicieron en forma de comic sobre nuestra historia, el programa Con Otra Mirada, la página de Historia de Marbella que administra Francisco Javier Moreno en facebook, por poner algunos ejemplos? ¿Acaso nadie conoce la oferta que realiza la Delegación de Cultura cada año para que todos nuestros alumnos puedan acercarse a nuestro patrimonio? Sin duda se impone una reflexión que nos lleve a un nuevo proyecto. Y eso, exactamente eso, es lo que hemos pretendido al hacer este trabajo. Léelo en el siguiente enlace:

Documento de evaluación historia local R

¿A quién le importa?

lomceEmpiece usted el curso pensando que todo sigue igual, que la LOMCE no tiene futuro, que, al menos este curso, no se van a modificar los criterios de acceso a la universidad. Pero hágalo con un ligero mosqueo: ¿y si al final deciden cambiarlo? Trate de aparentar seguridad delante de sus alumnos para que no vayan a sospechar que el esfuerzo que les está pidiendo pueda ser en vano. Busque y rebusque las famosas orientaciones del curso 2016-2017 en las páginas del Distrito Único sin resultado alguno. Lea lo que algunos periódicos se atreven a afirmar con rotundidad: se va a mantener el mismo formato. Y siempre citan fuentes bien informadas. Escuche a la presidenta de la Junta de Andalucía sacar pecho a la hora de afirmar que tal y como os prometí, la LOMCE no se hará efectiva. Y descubra el día 21 de Febrero que todo es mentira, que la LOMCE está aquí y que se modifica sensiblemente el modelo de examen. Y todo esto, ¿a quién le importa?

Me apena pensar que la Junta ha claudicado; pero  a mis 63 años ando ya un poco curado de espanto sobre las acciones de los políticos. Confiaba bastante más en mi universidad. ¿Cómo es posible que no se negara la UMA a llevar a cabo este cambio a estas alturas del curso? Nadie mejor que ella debería saber que esta propuesta era una falta de consideración grave a nuestros alumnos, a todos los profesores de Historia y a la asignatura misma. ¿Cómo es posible acercarse a la Historia eliminando los textos, las fuentes documentales? Esta Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa nos propone un modelo de examen absolutamente memorístico y pretende obligarnos a desarrollar un temario que no nos dé el mínimo respiro, no sea que nos dé por pensar, por desarrollar el espíritu crítico y ya se sabe que eso siempre es peligroso. Y mucho más tratándose de algo tan comprometido como la Historia.

Y todo esto, ¿a quién le importa? Pues me importa a mí y a mis alumnos que van a tener que hacer un esfuerzo extra a estas alturas del curso. Porque ¿sabe usted una cosa, señor ministro?, esos chavales se están jugando su futuro en esa prueba, se están jugando una puntuación que les permita entrar o no en la carrera que desean. Si alguien más hubiera pensado en ellos, podría haber buscado una solución transitoria para este curso: se podrían plantear dos modelos de pruebas, la antigua y la nueva, para que nadie saliese perjudicado. No se debe, señor ministro, plantear cambios de esta naturaleza a estas alturas del curso. Pero eso a usted, ¿qué le importa?

Francisco Cervera. Docente y coordinador educativo de Marbella Activa