II Concurso de Fotografía: la moraga y el espeto de sardinas

 

Las asociaciones La Carta Malacitana junto a Marbella Activa organizan la segunda edición del certamen fotográfico “La moraga y el espeto de sardinas” que contará con el patrocinio Diputación de Málaga a través de Sabor a Málaga y la colaboración de Cervezas san Miguel, la asociación de los Empresarios de Playa de la Costa del Sol y el Círculo de Empresarios de Torremolinos con el fin de poner en valor uno de los principales patrimonios inmateriales de los malagueños como es el espeto de sardinas y la fiesta de la moraga. El objetivo de este concurso es disponer de material gráfico para apoyar la difusión de este patrimonio gastronómico y cultural que representa el espeto de sardinas y la moraga como manifestación cultural asociada al espeto.

La convocatoria se presenta mañana día 9 de julio en la fábrica de San Miguel. Un certamen cuyo plazo finaliza el 20 de agosto de 2019. Las fotografías ganadoras se llevarán un premio de 600 euros para la primera, 400 € para la segunda y 200 € para la tercera además de otros premios que otorgarán las entidades organizadoras. Las fotografías ganadoras junto a las finalistas se exhibirán en diferentes actos, publicaciones y exposiciones itinerantes que servirán como acto de apoyo y difusión de este patrimonio cultural inmaterial.

El jurado, presidido por Antonio Castro Higueras, estará formado por los fotógrafos Jesús Chacón, Mª José Villanueva y Carlos Cáceres y por Javier Lima como representante de Marbella Activa así como Fernando Sánchez y Javier Almellones por parte de la Carta Malacitana.

Consulta las bases del concurso (pincha aquí).

La tradición de la elaboración de las sardinas en espeto forma parte del acervo cultural malagueño, no solo como una manifestación de su gastronomía popular más ancestral que se sirve como plato en numerosos establecimientos de playas sino como una verdadera mescolanza entre una técnica y un saber tradicional de la gente de la mar —la Málaga marenga—, y la celebración social en torno al espeto, la moraga: una fiesta popular donde el grupo se reúne alrededor del fuego en la arena de la playa mientras un amoragador o moraguero asa las sardinas ensartadas en las cañas al calor de las brasas. Una expresión cultural en torno al espeto que forma parte de nuestra forma de ser y relacionarnos, de una cultura mediterránea: abierta y festiva.

El arte de vivir como hermanos

Mi hijo acaba de cumplir 18 años, mi hijo podría tener dos hermanos de 19 años y un mes, dos hermanos mellizos.

Senegal, verano del 2.000

Ese verano me había apuntado a un viaje con Novell Frontiere; eramos ocho personas con tiendas de campaña, que en un camión del ejercito francés con un conductor-cocinero y un guía que hablaba español, nos fuimos a recorrer parte del país hasta llegar cerca de la Casamance, y desde allí, hacer campamento para acceder a pié hasta los poblados más aislados para llevar las medicinas que traíamos desde Barcelona, principalmente contra la malaria.

Ya en el aeropuerto conocí a un equipo de televisión que también se dirigía a Dakar, iban a rodar un documental sobre la malaria, el trabajo del orfanato de las monjas francesas y del Consulado Español. Es curioso como la vida te regala pequeños encuentros que resultan ser fundamentales en algunas decisiones de tu vida. Fue muy interesante escuchar toda esa información que tenían de la situación real del país. Los niños y niñas de entre cero y tres años tenían un indice de mortandad, por malaria de hasta un 30%.

Llegamos a Dakar, nos acoplamos en el camión y empezamos nuestro viaje, fuimos a San Luis, al lago Rosa, vimos, hipopótamos, cocodrilos y todo tipo de animales espectaculares, pero siempre, lo mejor con diferencia, las personas que nos íbamos encontrando en el camino.

Aunque, sin duda alguna lo mejor fueron los días que pasamos en el poblado cerca de la Camanche, donde decidí adoptar a dos hermanos de tres meses de edad.

Cuando llegamos a las afueras del poblado, nuestro guía fue a pedir permiso para poder acampar al lado de sus chozas, permiso que, por supuesto, fue concedido. Las chozas de adobe y paja de forma circular estaban alrededor de un fuego, una cama comunitaria en alto y un espacio para estar y bailar. Para recoger el agua íbamos cada día, unos 20 minutos al pozo, después poníamos pastillas potabilizadoras y con una botella cortada a ducharse.

 Las comidas se hacían en la zona comunitaria, cerca del fuego, en un gran bol ponían los granos ya machacados en las tinajas con los largos palos de madera, les añadían coco y a moverlas hasta que formaban un pasta, que posteriormente, amasaba a mano la cocinera mayor e iba pasando las bolitas a cada uno de los que estábamos allí. Los niños cogían por las alas las termitas que volaban acercándose a la luz y las echaban en latas, que luego ponían al fuego, nos comentaban que eran como nuestras palomitas, y después a bailar el baile de la bañera.

Nunca jamás he vuelto a vivir tanta generosidad acumulada en tantas personas. Una de las grandes lecciones de vida.

Nada más llegar, cuando vinieron todas las personas a presentarse a nosotros, y los vi, me dio un vuelco el corazón, los traían dos niñas (más tarde me llenarían la cabeza de trencitas), eran dos bebés de tres meses, dos preciosos niños que habían quedado huérfanos al nacer y su familia no se podía hacer cargo de ellos, por lo que irían al orfanato de Dakar.

Por la mañana cuando me levantaba, y todo el tiempo que podía, estaba con ellos; aunque bastó sólo el primer instante para tomar les cariño.

Antes de marcharme decidí intentar adoptarlos a los dos.

Recordé la conversación en el aeropuerto con el equipo de televisión, y lo que me ayudo a dar el paso.

En el poblado estaban contentos por mi propuesta y yo más. Me puse en contacto con las mojas del orfanato y nos pusimos a prepara la vía burocrática, yo tramite la documentación para obtener la idoneidad a través de la Generalitat y desde el orfanato se llevaba la tramitación al Consulado Español, aquella era la época Aznar.

Todo lo bien que iba la tramitación en Barcelona, iba de mal en el Consulado de Dakar, que siempre encontraban una excusa para no tramitar. Pasado un tiempo me dí cuenta que los periodistas y las monjas a su manera, llevaban razón, no se solían dar autorizaciones para adopciones con esa época.

El destino es caprichoso, a los pocos días de que la monja encargada de la adopción me dijera que veía difícil el tramite consular,  me enteré que estaba embarazada de mi hijo.

Hace unos meses estaba con unos amigos en la playa del faro de Trafalgar, en Cadiz, cuando vimos llegar una patera llena de personas que llegando a la orilla se tiraban al agua corriendo hacia la tierra.

Gracias a nuestro guía en Senegal aprendí a conocer algunas de las etnias que viven allí, tenía un conocimiento de su tierra envidiable, sabía cómo transmitirte toda la riqueza tan diversa y diferente de su país.

Entre estas personas de diferentes edades que llegaron con esas miradas entre miedo, alegría y respeto, había chicos de 18 años.

Mi hijo acaba de cumplir 18 años, mi hijo podría tener dos hermanos de 19 años y un mes, dos hermanos mellizos.

Fabiola Mora. 

PD: “Hemos aprendido a volar como los Pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.” Martin Luther King

Horas en blanco

 

Tú solo has creado un bosque, con su cadena de montañas, que son como olas verdes. Has trazado unos silencios amarillos; los antiguos están difuminados por un lápiz de cera y los nuevos lanzados al futuro como rayos que se clavan en el cielo nuevo…. El río, que no existe, te lo acabas de inventar de un simple trazo azul, con una corriente apenas audible que corre entre puntos verdes. Tiene la orilla donde te gusta sentarte. Y tú te has pintado de rojo vivo, muy vivo. Entre los amarillos viejos eres una pelota apretada y quieta, y pasadas las olas verdes estás de pie y con los brazos abiertos. Uno eras el de ayer mismo, que ya has olvidado, el otro eres el que despertó esta mañana…

Anoche se vieron las estrellas, tan altas flotaban entre las azoteas del patio. Parecían moverse lentas, brillando por momentos como joyas lanzadas sobre un mantel negro. Paredes, azoteas, estrellas, silencio y mantel. Todo es tuyo y nada te pertenece, todo está a tu disposición y en su sitio: el paseo al amanecer, el olor a bosque, el movimiento de los árboles, el sonido de los pájaros, el silencio de la noche, el viento húmedo que sube desde el mar, pasos de gente que no quiere pasar, miradas de gente que no mira, la sombra de plata de los álamos, los mismos que beben de ese río que no se deja ver.

Se acabaron las preguntas la misma tarde que llegaste. Ni hay explicación, ni la buscas ya. Ni siquiera se ve el mar porque, igual que las dudas, queda más allá. Hay una calima de la que apenas se escapan pensamientos, y aún así se agitan blancas las hojas de los mismos álamos, apretados junto a ese río terco e invisible.

Mudos. Tan callados que después de una tarde, un día y una mañana no quedan sino dos silencios; el de las montañas con sus bosques y el que ya te imaginas. Los demás los dejaste atrás: los que chirrían ahí dentro, los que te dejaste en casa en el último instante, los que se quedaron atrapados entre la mochila y el asiento. Y luego descubres que hay otro silencio más, el que se aferra al barranco, escondido detrás del aire sin movimiento, el que flota sobre el no río.

Sólo se escucha el silencio de los lápices rasgando el blanco, no se oye nada más, a no ser el ruido del mundo entero. Todo se ha detenido y nada está quieto, tan quieto, tan callado, en su propio y absoluto silencio. Sombra fría, patio de sol al otro lado, miradas que no miran, bocas que no hablan, cuerpos en ropas extrañas, sonidos cada vez más lejanos. Las cortinas locas filtran la luz de ahí afuera, como novias que vuelan al aire del mediodía. Sigue leyendo

Reconocimiento a los apadrinamientos del CEIP José Banús e IES Nueva Andalucía

Desde la asociación Marbella Activa otorgábamos este martes 19 de junio el reconocimiento a los centros docentes CEIP José Banús e IES Nueva Andalucía por su compromiso educativo con el medio ambiente al apadrinar el espacio natural del lago de las Tortugas y sumarse a la iniciativa para que la recuperación y conservación de este humedal sea una realidad.

Desde Marbella Activa llevamos tiempo reivindicando este singular lugar emblemático y se han desarrollado diversas iniciativas y actividades como la realización de un proyecto de recuperación para la avifauna que fue el más votado en los primeros presupuestos participativos de nuestra ciudad. Conscientes de la importancia de sumar y recabar apoyo social por parte de la ciudadanía, los agentes claves de la ciudad y las administraciones competentes, en este año 2019 nos fue aprobado a la asociación un proyecto, uno de los 80 en toda España, por parte del programa nacional LIBERA para sensibilizar sobre los valores de este espacio ambiental y la importancia de su recuperación.

Enmarcadas dentro de este proyecto desde la asociación hemos impreso más de 10.000 libritos que se repartirán entre los centros docentes para dar a conocer la historia y los valores ambientales del lago de las Tortugas, además de la organización de actividades de limpieza del espacio con diferentes centros docentes. Un implicación fundamental para que sean los mas jóvenes los que lideren este movimiento social en pro de su conservación. El apadrinamiento por parte de estos centros educativos, que funcionará más allá del proyecto LIBERA, es sin duda una gran noticia ya que pondrán la semilla para que en un futuro este espacio natural sea conocido por el resto del alumnado de nuestro municipio y el resto de los ciudadanos.

El apadrinamiento de estos centros educativos, a los que Marbella Activa les hemos reconocido su implicación con dos placas conmemorativas, estará integrado dentro del programa eco-escuelas y el objetivo es que los propios alumnos sean los mejores divulgadores y defensores de este patrimonio natural para que se convierta en un espacio verde de referencia para el municipio. Entre las actividades que se desarrollarán en el próximo curso estarán charlas en los centros docentes por parte de expertos de Marbella Activa y Seo BirdLife para generar conocimiento sobre los valores ambientales del lago de las Tortugas, actividades de voluntariado, producción de material audiovisual producido por los propios alumnos, la conformación de una red de voluntariado y otra serie de actividades a iniciativa de los propios centros.

Ahora que eres recuerdo

Ahora que eres recuerdo es el relato ganador de la VI edición del concurso de relatos Marbella Activa de José Federico Barcelona Martínez. Desde Marbella Activa le queremos dar la enhorabuena por alzarse con este primero premio patrocinado con 1.000 euros por la Fundación Fuerte al igual que trasladamos nuestra enhorabuena al segundo y tercer premiado, Juan Manuel Sainz Peña y Esteban Torres Sagra al igual que al resto de finalistas y participantes de esta concurrida edición y, como no, al resto de patrocinadores como es la tienda DOLIVA y al jurado del concurso por su gran trabajo. Dentro de poco tendremos publicado «Los relatos del 19» con una selección de los 10 relatos finalistas.

AHORA QUE ERES RECUERDO

Veo a Phil siempre.

Lo veo en la cafetería del Parque de la Constitución el sábado doce de mayo de 2018. Me espera. Está leyendo. Lee constantemente. Una niña pasa a su lado y Phil la mira. Revolotea como una mariposa, distrayendo su atención de la lectura. Va vestida para recibir la primera comunión esa mañana. Sus padres, sencillos y orgullosos, la siguen. Ella es hoy la novia, la reina. Nosotros vamos a tomar el L79 hasta Puerto Banús. Desde allí caminaremos hasta San Pedro por el sendero litoral, un tramo que casi habíamos olvidado. Felices en nuestra vejez.

Veo a Phil otra vez. Sostiene una cerveza mientras me lo dice. Yo le respondo, “¿Vivir juntos?… No deseo otra cosa, tonto… Solo tienes que esperarme un año”. Tenía veinte años, yo diecinueve. Recuerdo el tres de agosto de 1963 como si fuera ayer. Otro sábado gris y lluvioso en Liverpool, aún siendo verano. Fue la última actuación de The Beatles en The Cavern. Todo el mundo lo recuerda por eso, y por la pelea de John. El disc-jockey del club dijo con sorna por el micrófono: “Hola, John, ¿qué tal tu luna de miel en Torremolinos?”. Lennon, enfurecido, se abalanzó sobre el chico y le golpeó. No permitió que se dudara de él por haber pasado dos semanas del verano con Epstein, su manager gay, en aquel lugar remoto de España.

John no hizo lo correcto. Eso pensamos, ¿recuerdas, Phil?. Unos años después, proclamaba el amor libre, defendía la paz y denunciaba el infierno de Vietnam metido en una cama con Yoko: “Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día”. Entonces, John no se habría sentido ofendido por aquel tipo, ni mucho menos le hubiera pegado, pero en 1963 todavía era un chico rebelde de barrio que había tenido una infancia difícil, y aquella noche salió el machoteque llevaba dentro. Esa década nos hizo cambiar a todos. A John, a ti, a mí… Tanto cambió el mundo… ¿Y qué queda ahora, Phil? ¿Qué queda de todo aquello?  Sigue leyendo

Fallo de la VI edición del concurso de relatos Marbella Activa

 

Este pasado martes 30 de abril se reunía el jurado de nuestro concurso de relatos para emitir el fallo de los relatos ganadores. Desde Marbella Activa queremos dar las gracias a todos los autores que han participado con su relato en la VI edición de este concurso  que ha tenido la mayor participación de todas con 86 relatos presentados.

Nuestra más sincera enhorabuena a José Federico Barcelona Martínez por el primer premio que ha conseguido con su relato «Ahora que eres recuerdo».  A Juan Manuel Sainz Peña, por su segundo puesto con el relato «La Luna» y a Esteban Torres Sagra, tercer finalista, por «La familia Caganer» .

Muchas gracias nuevamente a la Fundación Fuerte por su apuesta continuada por este concurso, a David Gallardo de Doliva por apoyarlo desde un principio y a Marta Lima Molina por las labores de diseño y maquetación del libro con la selección de los finalistas de esta VI edición. Por supuesto a Miguel López Cerván, coordinador del concurso y el que será de nuevo maestro de ceremonia en la entrega de premios.

Y sobre todo nuestra más sincera enhorabuena y agradecimiento al jurado formado por Ana María Mata, Francisco Javier Moreno y Catalina Urbaneja por apoyar con el trabajo más concienzudo: lectura, valoración y selección de los relatos finalistas y la valoración de los relatos ganadores en el acto de entrega.

 Los 10 finalistas de la VI edición del concurso de relatos son los siguientes:

1 AHORA QUE ERES RECUERDO JOSÉ FEDERICO BARCELONA MARTÍNEZ GRANADA
2 LA LUNA JUAN MANUEL SAINZ PEÑA JEREZ DE LA FRONTERA. CÁDIZ
3 LA FAMILIA CAGANER ESTEBAN TORRES SAGRA ÚBEDA. JAÉN.
4 EL VERANO QUE EL HOMBRE PISÓ LA LUNA Mª SOLEDAD GARCÍA GARRIDO CÁCERES
5 EL MAR ESTÁ AL LADO DEL INFIERNO DANIEL BLANCO PARRA SEVILLA
6 GUATEQUE CONVULSO JAVIER ABELARDO GONZÁLEZ QUINTANA BENALMÁDENA. MÁLAGA
7 NÁUFRAGO EN MARBELLA PEP ROVIRA  
8 CANTOR DE SILENCIOS RAQUEL SÁNCHEZ LÓPEZ MAJADAHONDA. MADRID
9 ES LO QUE TIENEN LOS TIEMPOS AGUSTÍN GARCÍA AGUADO MADRID
10 UN PRÍNCIPE LAVADO CON ESPLIEGO MIGUEL SÁNCHEZ ROBLES CARAVACA DE LA CRUZ. MURCIA.

La entrega de premios será el 16 de mayo en el Hotel El Fuerte de Marbella a las 20:00 horas.

No hay planeta B

La especie humana a lo largo de su existencia en nuestro planeta se ha ido asentado y colonizando progresivamente grandes extensiones de territorio de tal forma que nuestros congéneres están presentes en prácticamente la totalidad del globo terráqueo. La humanidad ha estado en constante expansión desde hace millones de años buscando nuevos horizontes desconocidos donde encontrar nuevas oportunidades para sobrevivir. Potencias europeas como la Corona de Castilla, Inglaterra y Portugal se echaron a la mar a principios del siglo XV para descubrir inmensos territorios de naturaleza virgen. Estas expediciones navales cartografiaron buena parte del planeta e incluso a principios del siglo XVI se produjo la primera circunnavegación del mundo gracias a la expedición de Magallanes. En aquellos siglos el ser humano se lanzó a una aventura sin precedentes en la historia de la humanidad, buscando, sobre todo, las riquezas que les ofrecía un planeta inmenso e ‘inagotable’ de recursos naturales.

Han pasado ya varios siglos y esos horizontes antes desconocidos están marcados por las huellas humanas. Todo está descubierto ya y esas sociedades aventureras y hambrientas de una mejor vida han quedado inmóviles en un mundo que se nos queda pequeño.

Esos océanos que fueron navegados por naos, carabelas y galeones están ahora ocupados por grandes buques que transportan innumerables bienes de consumo de un lado para otro.

Grandes barcos que junto a trenes, camiones y aviones son una pieza clave para sostener una sociedad de consumo que devora sin descanso los recursos naturales del planeta a la vez que los degrada y contamina. Aquel planeta que parecía inagotable ha sucumbido ante el expolio de sus riquezas. La especie humana sumida en un incomprensible desenfreno está atrapada en su propio progreso y no quiere parar un modelo económico insostenible que nos traerá consecuencias irreversibles para todos. Nuestro planeta está gravemente enfermo y los síntomas más claros se manifiestan en la perdida de biodiversidad y el cambio climático. Ante esta situación muchos seres humanos ven un futuro muy complicado para nuestra sociedad a no ser que pongamos remedio con medidas drásticas que cambien nuestra forma de vida y eviten una catástrofe medioambiental.

Ese sentimiento de incertidumbre también lo tenía la joven sueca Greta Thunberg cuando el pasado 20 de agosto de 2018 decide iniciar una huelga escolar por el clima. Thunberg decidió no acudir a la escuela los viernes hasta que su país redujera las emisiones de carbono tal y como habían suscrito en los Acuerdos de París. Su protesta ha servido como ejemplo a muchos jóvenes de otros países y ha sido el detonante para que el pasado 15 de Marzo de 2019 muchos de ellos salieran a las calles a protestar en lo que han llamado Friday for future.

La revolución verde está en las calles representada por los jóvenes europeos y amenaza con extenderse por gran parte del planeta. La realidad se impone y cada vez son más los jóvenes que están dispuestos a defender su futuro y alzar su voz. Como dice uno de sus lemas mas conocidos “No hay planeta B”.

Ese argumento tan contundente es también refrendado por el sexto informe de Naciones Unidas por el cambio climático avalado por 250 científicos de 70 países. En este documento se piden cambios drásticos para poder cumplir los acuerdos de París y poder evitar una situación irreversible sobre los recursos ambientales y la salud humana. El informe además resalta que la humanidad no está cumpliendo los objetivos fijados para 2030 y 2050 en lo referente a cambio climático, protección del medioambiente y desarrollo sostenible. La situación es preocupante debido también a que a los problemas anteriormente citados hay que añadir la perdida de biodiversidad, la contaminación del aire, la drástica reducción de los recursos hídricos, la contaminación por plásticos de los mares y océanos, la sobrepesca y la sobrepoblación humana. (En la actualidad somos 7.500 millones de habitantes y la ONU para 2050 prevé unos diez mil millones de personas).

Ante estos datos y realidades tan inquietantes no queda otro remedio que cuidar nuestro planeta y tomar medidas a nivel personal y políticas para revertir la situación. La sostenibilidad es por lo tanto el concepto del futuro en muchos ámbitos de nuestra sociedad.

Este nuevo concepto de sostenibilidad condicionará la política en un futuro próximo y tendrá como pilar básico el respeto por el medioambiente para poder crear ciudades eficientes en la lucha contra el cambio climático.

Ese nuevo modelo social de ciudades sostenibles comienzan a ser una realidad en determinados lugares del mundo donde se están empezando a tomar medidas destinadas a intentar paliar esta situación. Marbella también debe ser una ciudad que se posicione desde el punto de vista político y social a favor de la lucha contra el cambio climático y la perdida de biodiversidad y de esta forma fomentar proyectos ambiciosos en favor de nuestro planeta y la calidad de vida de los nuestros ciudadanos.

Los jóvenes son la esperanza y son ellos los que progresivamente van a demandar esas políticas necesarias para un futuro mejor. Son ellos, la primera generación en la historia de la humanidad que se verán obligados a defender y cuidar el hogar de todos. El planeta tierra.

El misterio de la calle Viento

El proyecto. Desde la asociación Marbella Activa volvemos a iniciar una nueva campaña de crowdfunding para el proyecto educativo y cultural «El misterio de la calle Viento». Una iniciativa que arranca hoy martes 26 de marzo y se cierra el 30 de abril y que se suma a las anteriores publicaciones que se repartieron de forma gratuita, más de 1.800 ejemplares, en todos los centros educativos de Marbella. Los objetivos son dotar a los colegios e institutos de material gráfico para que los alumnos pueden tener un mayor conocimiento fomentando el interés sobre su propia ciudad con un formato más acorde al público juvenil: el cómic. El otro objetivo es fomentar la cultura y el talento apoyando a los creadores locales en el desarrollo de su profesión.

Sobre el cómic. La compra de una revista de colección en la Feria del Libro de Marbella y una antigua fotografía extraviada en su interior –con un retrato de tres hombres y un curioso cuadro- son el comienzo de una sorprendente aventura para Carmen. Una joven marbellera, junto a su abuelo Leocadio, será la verdadera protagonista de una trepidante historia donde se cruzarán leyendas, jinetes fantásticos, secretos familiares y extraños personajes que pondrán a prueba el valor y el tesón de Carmen para intentar desvelar lo que se esconde detrás de esa misteriosa fotografía. Los principales espacios de Marbella y su Casco Antiguo serán el escenario donde discurre la trama de este cómic.

Sobre la campaña de crowdfunding. Desde Marbella Activa te animamos a participar como mecenas adelantando la compra del libro y ayudando a su publicación, un acto solidario que te premiaremos con una serie de regalos dependiendo del tipo de pack que elijas (marcapáginas, bolsa de tela, imanes, postales, pegatinas, talleres, agradecimiento expreso en la web y/o en el libro, o que tu retrato aparezca entre los personajes del cómic).

A qué destinaremos tu aportación. A través de esta fórmula de micromecenazgo tú como mecenas de este proyecto y con tu aportación harás posible que jóvenes creadores puedan sacar a la luz obras como esta y que ejemplares de “El misterio de la calle Viento” se repartan de forma gratuita en todos los colegios e institutos de Marbella. La campaña de crowdfunding de Verkami asciende a 4.900 euros. Ese es el objetivo que queremos conseguir con tu ayuda. Si superamos ese primer objetivo con tu colaboración nos ayudarás a alcanzar el coste total del proyecto que asciende a 14.000 euros con el que se pagará la impresión, los honorarios del dibujante, la traducción, o esta campaña. La Fundación Fuerte también ha contribuido para que este proyecto sea una realidad.

Si quieres participar tienes que hacerlo en la web de Verkami, plataforma de crowdfunding  que apoya a los proyectos creativos en la búsqueda de financiación (entrar).

La educación que necesita el siglo XXI

El próximo miércoles 20 de marzo nos reuniremos en el Cortijo de Miraflores a las 19 h. donde reflexionaremos conjuntamente con Manuel Mellado, Ex-Director del Centro del Profesorado Marbella-Coín y Medalla de Oro al Mérito Educativo por la Junta de Andalucía, sobre los retos que tenemos que afrontar como sociedad para formar a nuestros niños y niñas con el fin de que puedan adquirir las competencias sociales y profesionales que se les van a presentar cuando terminen sus estudios reglados dentro de 15 o 20 años.

En estos momentos, desde todos los ámbitos de la ciencia y la cultura: economía, tecnología, sociología, biología, ética, política… se está asegurando que el futuro de un país o sociedad pasa por una adecuada formación técnica y humana de su población. La educación será la clave para poder gozar de bienestar, justicia y libertad o sumirse en la dependencia, la manipulación y la desigualdad.

 Algunas de las preguntas que vamos a intentar responder durante el coloquio podrán ser:

-¿Qué conocimientos, destrezas, competencias y valores serán necesarios dentro de 15 o 20 años?

-¿Con los programas y metodologías que estamos aplicando ahora en nuestros colegios e institutos se puede responder a las necesidades que se vislumbran?

-¿Qué deberíamos cambiar en nuestros centros educativos?

¿Cómo tenemos que actuar padres, madres y ciudadanía en general para ayudar en los procesos educativos?

-¿Qué papel tienen las instituciones a nivel local en la mejora de la calidad de los procesos educativos?

Mejorar el futuro requiere una comprensión profunda del presente, hacer un buen diagnóstico de las debilidades y fortalezas de nuestro sistema educativo actual para ir poniendo, de forma continua y sistemática, los cimientos de un futuro de progreso y equidad.

El callejón

Os recordamos que el plazo de admisión de relatos para la VI edición de nuestro concurso de relatos termina el 31 de marzo y que tenemos nueva temática «Los años 60». Os dejamos aquí el relato «El Callejón» que obtuvo en la pasada convocatoria el tercer premio, una obra de Juan Manuel Merchán.

En la fotografía la portada del libro publicado por Marbella Activa donde se encuentra la recopilación de los diez relatos finalistas, incluido El callejón que ha servido para ilustrar Los relatos del 18. Todas nuestras recopilaciones las puedes encontrar en Amazon tanto en versión electrónica como en papel bajo demanda.

El callejón

Todos los que me querían bien me lo tenían avisado: ¡No te acerques al callejón por la noche, Damián!  Yo sabía bien por qué. Todos los niños, secretamente, habíamos espiado de lejos la entrada al callejón. Era una ele mayúscula que desentonaba en el dédalo alrededor de la Iglesia de la Encarnación. Allí moraba, al amparo de la oscuridad, la sordidez, la suciedad y la atmósfera asfixiante provocada por la ciénaga de miradas resbaladizas de los transeúntes. Y luego aquellos hombres. Todos entraban transidos, embozados, sigilosos, desconfiados. Nunca vi a ninguno salir. Sólo entrar. De día, aquellos edificios ruinosos daban pena, los enormes desconchones mostrando impúdicamente el ladrillo rojizo, pardo o ennegrecido por el moho que se ocultaba bajo las innumerables capas de cal viva. Muchos de los cristales de las ventanas estaban rotos, y se veían flotar hilachos descoloridos de lo que fueron en otros tiempos visillos o cortinas. Las aceras acumulaban suciedad ancestral arremolinada por el viento en esquinas estratégicas o en lugares donde tal vez las oxidadas cercas de los parterres hacían de imán para las bolsas de plástico y los papeles. Luego llegaba la noche. Y de noche la calle se convertía en selva, en laberinto, en vórtice, en caverna.

-Si entras, los seres que pululan por ese inframundo no te dejarán salir sin sacarte hasta las entrañas. Son insaciables.

-Las advertencias sobran. ¡Ya no soy un niño, joder!

-Vale, vale. No te pongas así. Pero avisado quedas, “adulto”.

-El mes que viene cumplo dieciocho. Entonces tendréis que dejar de darme la tabarra.

Por aquel entonces, yo estaba en COU e iba al instituto Sierra Blanca. Me quedaba la mitad tercer trimestre todavía por echar para adelante y pasaban los días con la lentitud propia de cuando no se quiere que pase el tiempo para luego, justo al final, acelerar su imparable marcha hasta producir vértigo. Sigue leyendo