Hablemos del deslinde

Imagen termino municipalUno de nuestros socios activos, Antonio Castaño, nos ha enviado una carta respecto al trámite iniciado en esta pasada legislatura por el Ayuntamiento de Marbella para el deslinde de una parte del territorio de Marbella con Benahavís que como sabemos ha creado mucha polémica e incluso una plataforma «Ni un metro de Marbella para otro municipio».

Desde este pequeño balcón que me ofrecen quienes trabajan arduamente para dar a conocer Marbella en todos sus aspectos -hablo de Marbella Activa- trataré de plasmar esta inquietud  que me corroe desde que la conocí. Y es que no se ve todos los días cómo una alcaldesa y unos concejales de un municipio en lugar de defender los intereses del pueblo que gobiernan hacen todo lo contrario y se dedican a regalar parte de su patrimonio a un pueblo vecino sin ni siquiera consultárselo a sus reales propietarios : los vecinos que en él habitan.

¿Qué ocurre para que esto suceda? Los expertos que al frente de una plataforma ciudadana han venido luchando para que esta aberración no llegase a darse, lo plantean con toda su crudeza: los cerca de 200.000 metros de terreno que se regalan no se sabe a dónde irán a parar. Debe haber alguna explicación, a mí se me ocurren algunas, porque de otra forma no puede uno pensar que pretendan hacer ese daño al pueblo que le ha dado el bastón de mando para gobernarle.

¿Qué ha ocurrido en Marbella? ¿Por qué no ha habido una condena unánime de la ciudadanía a una corporación que sólo mira por sus intereses particulares? ¿Quizás se deba al desconocimiento de la cuestión? Puede que esto sea así porque este pueblo debido a circunstancias de toda índole es un poco pasota. De ahí que aquella “COSA” pudiera traer la ruina y dejar vacía las arcas municipales con toda la tranquilidad del mundo.

Si no hay nada que ocultar la Sra. Muñoz ha debido dar la cara en esta pasada legislatura para explicar la cuestión pues los medios la han relacionado con ese pretendido deslinde que debiera haber desmentido a fin de que no quede manchado su nombre y el de su familia. Como no lo hace es de lógica pensar que quienes la señalan saben de que están hablando. Todo tiene un punto y final y por mucho que se trate de esconder  la verdad siempre resplandece. Esperemos que el final de esta película nos depare la nulidad de unas actuaciones muy lesivas para Marbella.

 Antonio Castaño Molinary.

Un pensamiento en “Hablemos del deslinde

El envío de comentarios e ideas supone haber leído y aceptado la política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *