No hay planeta B

La especie humana a lo largo de su existencia en nuestro planeta se ha ido asentado y colonizando progresivamente grandes extensiones de territorio de tal forma que nuestros congéneres están presentes en prácticamente la totalidad del globo terráqueo. La humanidad ha estado en constante expansión desde hace millones de años buscando nuevos horizontes desconocidos donde encontrar nuevas oportunidades para sobrevivir. Potencias europeas como la Corona de Castilla, Inglaterra y Portugal se echaron a la mar a principios del siglo XV para descubrir inmensos territorios de naturaleza virgen. Estas expediciones navales cartografiaron buena parte del planeta e incluso a principios del siglo XVI se produjo la primera circunnavegación del mundo gracias a la expedición de Magallanes. En aquellos siglos el ser humano se lanzó a una aventura sin precedentes en la historia de la humanidad, buscando, sobre todo, las riquezas que les ofrecía un planeta inmenso e ‘inagotable’ de recursos naturales.

Han pasado ya varios siglos y esos horizontes antes desconocidos están marcados por las huellas humanas. Todo está descubierto ya y esas sociedades aventureras y hambrientas de una mejor vida han quedado inmóviles en un mundo que se nos queda pequeño.

Esos océanos que fueron navegados por naos, carabelas y galeones están ahora ocupados por grandes buques que transportan innumerables bienes de consumo de un lado para otro.

Grandes barcos que junto a trenes, camiones y aviones son una pieza clave para sostener una sociedad de consumo que devora sin descanso los recursos naturales del planeta a la vez que los degrada y contamina. Aquel planeta que parecía inagotable ha sucumbido ante el expolio de sus riquezas. La especie humana sumida en un incomprensible desenfreno está atrapada en su propio progreso y no quiere parar un modelo económico insostenible que nos traerá consecuencias irreversibles para todos. Nuestro planeta está gravemente enfermo y los síntomas más claros se manifiestan en la perdida de biodiversidad y el cambio climático. Ante esta situación muchos seres humanos ven un futuro muy complicado para nuestra sociedad a no ser que pongamos remedio con medidas drásticas que cambien nuestra forma de vida y eviten una catástrofe medioambiental.

Ese sentimiento de incertidumbre también lo tenía la joven sueca Greta Thunberg cuando el pasado 20 de agosto de 2018 decide iniciar una huelga escolar por el clima. Thunberg decidió no acudir a la escuela los viernes hasta que su país redujera las emisiones de carbono tal y como habían suscrito en los Acuerdos de París. Su protesta ha servido como ejemplo a muchos jóvenes de otros países y ha sido el detonante para que el pasado 15 de Marzo de 2019 muchos de ellos salieran a las calles a protestar en lo que han llamado Friday for future.

La revolución verde está en las calles representada por los jóvenes europeos y amenaza con extenderse por gran parte del planeta. La realidad se impone y cada vez son más los jóvenes que están dispuestos a defender su futuro y alzar su voz. Como dice uno de sus lemas mas conocidos “No hay planeta B”.

Ese argumento tan contundente es también refrendado por el sexto informe de Naciones Unidas por el cambio climático avalado por 250 científicos de 70 países. En este documento se piden cambios drásticos para poder cumplir los acuerdos de París y poder evitar una situación irreversible sobre los recursos ambientales y la salud humana. El informe además resalta que la humanidad no está cumpliendo los objetivos fijados para 2030 y 2050 en lo referente a cambio climático, protección del medioambiente y desarrollo sostenible. La situación es preocupante debido también a que a los problemas anteriormente citados hay que añadir la perdida de biodiversidad, la contaminación del aire, la drástica reducción de los recursos hídricos, la contaminación por plásticos de los mares y océanos, la sobrepesca y la sobrepoblación humana. (En la actualidad somos 7.500 millones de habitantes y la ONU para 2050 prevé unos diez mil millones de personas).

Ante estos datos y realidades tan inquietantes no queda otro remedio que cuidar nuestro planeta y tomar medidas a nivel personal y políticas para revertir la situación. La sostenibilidad es por lo tanto el concepto del futuro en muchos ámbitos de nuestra sociedad.

Este nuevo concepto de sostenibilidad condicionará la política en un futuro próximo y tendrá como pilar básico el respeto por el medioambiente para poder crear ciudades eficientes en la lucha contra el cambio climático.

Ese nuevo modelo social de ciudades sostenibles comienzan a ser una realidad en determinados lugares del mundo donde se están empezando a tomar medidas destinadas a intentar paliar esta situación. Marbella también debe ser una ciudad que se posicione desde el punto de vista político y social a favor de la lucha contra el cambio climático y la perdida de biodiversidad y de esta forma fomentar proyectos ambiciosos en favor de nuestro planeta y la calidad de vida de los nuestros ciudadanos.

Los jóvenes son la esperanza y son ellos los que progresivamente van a demandar esas políticas necesarias para un futuro mejor. Son ellos, la primera generación en la historia de la humanidad que se verán obligados a defender y cuidar el hogar de todos. El planeta tierra.

Recuerdo cuando era niña

Recuerdo cuando era niña, el babi blanco para el colegio, la falda tenía que ser por debajo de las rodillas, nada de pantalones y mi lazo blanco recogiendo mi melena o adornando mis trenzas. 

Recuerdo que la explicación que nos daban a esta indumentaria parecía muy simple, pero en el fondo nos estaba marcando unas pautas de comportamiento, una división nada justa, entre niños y niñas.

El blanco, el color de la pureza, no sólo tenía que tapar nuestra ropa sino domar nuestro pelo, los pantalones eran para chicos y al igual que llevar la falda por encima de la rodilla no era de señoritas. Si las niñas no llevamos el pelo recogido con un lazo blanco, ¿ya no éramos puras?, si llevábamos la falda por encima de la rodilla ¿ya éramos unas ligerillas?, si no llevábamos el babi de color blanco ¿ya éramos unas insumisas?…

Recuerdo lo difícil que resultaba seguir todas estas reglas, realmente absurdas para unas simples niñas, pero sobre todo recuerdo que fue cuando aprendí que el género de una persona inexplicablemente sí importa, y que yo había nacido mujer.

Y que a los niños de nuestra edad se les estaba enseñando equivocadamente, que si un día quería llevar el pelo suelto ya no era pura, si llevaba una falda más corta entonces era una ligerilla, y si llevaba un jersey de rayas de mil colores era una insumisa. Recuerdo que en esta época empecé a ser consciente de todos esos tic educacionales y sociales que tanto mal están haciendo.

Desgraciadamente seguimos educándonos en una sociedad que hace que las mujeres tengamos que mirar hacia atrás, al caminar, al correr solas. Una sociedad anclada en esa educación de pelo recogido con lazo blanco, babi blanco y falda por debajo de la rodilla, como excusa para no poner la máxima pena por el delito cometido. Como siempre la Educación es nuestra asignatura pendiente.

Recuerdo lo feliz que estaba con mis amigas en las clases de Doña Isabel, y su manzana.
Esas mis amigas hoy en día son mujeres luchadoras, tiernas, atrevidas y todo lo que se puede esperar de unas grandes personas. Eduquémonos Todos y Todas para saber entender NO ES NO, para sentirnos seguras aún estando solas, para ser como queramos, sin etiquetas. Recuerdo que ODIO LAS ETIQUETAS.

Fabiola Mora Cañizares es socia y miembro de la Junta Directiva de Marbella Activa.

Ruta por Puerto Rico Bajo

Puerto Rico, su nombre es sinónimo de abundancia, de lugar premiado con un destino próspero. En este lugar discurre una vereda que se encuentra rodeada de montañas y si transitamos por ella nos adentrara en el corazón de Sierra Blanca. Durante el recorrido podemos ver como fluye la abundancia. El agua está siempre presente en los distintos nacimientos que allí se encuentran y a veces permanece  escondida bajo la piedra caliza, otras veces decide salir con fuerza de su escondite para ser protagonista y sonora en los días de lluvia.

Antaño los cultivos de secano acompañaban a huertas de riego y las aguas del nacimiento de Puerto Rico eran conducidas por centenarias atarjeas hasta la ciudad de Marbella. Me encuentro en el carril de la Mina, justo al lado de la cascada de Puente-palos, desde aquí me dispongo a comenzar mi ruta, pero antes de comenzar a caminar les cuento a mis acompañantes como era ese carril abandonado y el porque de esa extraña palabra, “Puente-palos”. Para entenderlo bien les enseño una fotografía del antiguo tren minero San Juan Bautista el cual pasaba por ese carril a finales del siglo XIX y principios del XX. Ese antiguo tren que parecía sacado del antiguo oeste americano transportaba el mineral de magnetita desde la mina del peñoncillo hasta el desaparecido muelle de hierro donde descargaba el mineral para ser trasladado a las bodegas de grandes barcos. Cerca de donde estamos la linea férrea sorteaba la cascada mediante un puente de madera, siendo ese antiguo puente el origen de la palabra Puente-palos. Mis compañeros están un tanto impresionados, me comentan que jamás se imaginaron que esta ciudad tuvo una explotación minera de esta índole.

Comenzamos a andar por la carretera que nos lleva a la finca de Puerto Rico Bajo, en todo momento vamos acompañados por el pinar de repoblación de pino carrasco, este pinar fue plantado a mediados del siglo XX atendiendo a las políticas forestales de aquellos años en las que se reforestaba con especies de crecimiento rápido. Llegamos a la finca de Puerto Rico Bajo y es a partir de aquí cuando Sierra Blanca comienza a mostrarse en todo su esplendor. El asfalto cede protagonismo a una pista de tierra y es casualmente en este lugar donde vemos una especie botánica de gran importancia, se trata de la bolina moruna. Le explico a mis amigos que se trata de un endemismo ibero-norteafriano y menciono su nombre científico, Genista haenseleri. La especie fue descrita para la ciencia por el botánico suizo Edmond Boissier durante el viaje que realizo por nuestras tierras durante mediados del siglo XIX y le puso el nombre de su amigo Haenseler un farmacéutico alemán afincado en Málaga. Boissier describió gran cantidad de especies en diversas comarcas de Andalucía, tanto, que está considerado el padre de la botánica andaluza. Tal vez la mas importante de todas, o al menos la mas conocida fue el descubrimiento del pinsapo para la comunidad científica en Sierra Bermeja. Sigue leyendo

Círculo superficial

Son esos días en los que asumo todas las posibilidades, sin aspiración alguna de alcanzar  verdades, con la idea de respirar las horas…días en los que abrazo la realidad más efímera e insignificante, pensando que me podrá suceder todo y nada a la vez. En los que despierto libre y me echo a volar, en los que olvido todo y salto a mi bicicleta, y no pienso, no pienso. Escribir unas notas sobre el otoño, avanzar en equilibrio imperfecto y tocar el timbre sólo por recordar su tonalidad, detener la marcha, apoyarme en un árbol, perder el tiempo con los ojos cerrados. Esos días de silencio, de silencio de mar. Esos días que me permiten ser sólo yo.

Este texto ha sido escrito desde el vacío profundo de las no ideas, mis manos han ido trazando palabras libres durante una tarde de otoño en la que nada especial ocurrió salvo una tormenta que entró en la ciudad desde el mar, por sorpresa. La lluvia torrencial barrió todos los conceptos debidos y responsables, quedó lo nunca pensado. Después de unas ochocientas palabras más hablando de lo mismo quedará lo esencial, lo inútil e incomprensible. Quedará lo no productivo, lo no tangible, vendible, probable o recortable. Nada que se pueda copiar y pegar. Hace unos días un amigo se acercó para saludarme, “¿y qué vas a hacer hoy?”, no voy a hacer nada le dije, se quedó un poco desconcertado…“¿cómo que nada?”, pues lo que has oído: hoy no voy a hacer Nada, no tengo obligaciones ni planes, ni acepto sugerencias, no voy a producir, ni a consumir, ni a seguir una agenda. No entendió nada, por supuesto, pero es que hay días que tampoco estoy para convencer a la gente de nada. Sigue leyendo

Bandera pirata

Son las 9 de la mañana, de hace unos meses, estoy desayunando en la terraza, cuando diviso en el horizonte del barrio una bandera pirata ondeando libre al viento, negra, con la calavera blanca riéndose del mundo y las dos tibias cruzadas como una amenaza. Esa mañana sopla un levante furioso de modo que la risotada pirata parece una burla sarcástica. En ese momento no sé que pensar, con la boca llena de muesli y la mano derecha asiendo la cuchara sopera mi única reacción es un movimiento bobo de la mano izquierda, de incredulidad. Sonrío a la calavera, y busco en qué azotea o balcón de la ciudad está colocada. La torre de los bomberos. Los bomberos han izado una bandera pirata en lo más alto de su torre roja de metal, por la que suben y bajan corriendo para hacer ejercicio. Y donde, por lo visto, colocan banderas piratas.

Los bomberos de Málaga llevan en guerra contra el Ayuntamiento unos cuantos meses, diría que más de un año ya, y parece que va para largo. Desconozco los motivos exactos de su lucha, pero el caso es que me caen bien, me solidarizo con ellos; levantar banderas piratas como señal de lucha a estas alturas de la Historia puede que no esté bien visto, incluso se puede ver como algo ingenuo, pero tiene mucho de romántico y, por qué no, también de heroico. Se levantan banderas de todo tipo hoy en día: el arco iris de respeto, esteladas de odio, barradas de todos los colores o blancas de paz, algunas enormes que cubren gradas de estadios, o diminutas que flamean en mástiles de veleros abandonados, pero no banderas negras con una calavera tuerta y sonriente.

Y desde entonces la bandera pirata de los bomberos de Málaga también me sirve para controlar el viento, de un rápido vistazo: Terral, Levante, Poniente o Sur. Y cada mañana es un punto oscuro en el horizonte cercano, recordatorio de que aún hay Dignidad, de que un grupo de trabajadores públicos han decidido levantar una bandera para que ondee en lo más alto de su Honra. Y estoy convencido de que no la arriarán hasta que no ganen la guerra. Me caen bien estos piratas del siglo XXI que no van a dejarse el pellejo por un botín, solo levantan su bandera para salvar su honorabilidad, y de paso nuestra vida. Sigue leyendo

Presentación del logotipo oficial de la candidatura del espeto

Las asociaciones Marbella Activa y La Carta Malacitana, como parte de su estrategia conjunta de trabajo para reforzar la candidatura del espeto de sardinas a patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, están desarrollando una serie de acciones y actos en torno a este patrimonio gastronómico malagueño, tanto a iniciativa propia como de otras instituciones y colectivos. Una de ellas es la que hoy se ha presentado de forma oficial: la nueva imagen corporativa de la candidatura.

Diseñada por Marta Lima, socia de Marbella Activa y creativa profesional, con el nuevo diseño se pretende por parte de la candidatura, impulsada por ambas asociaciones, que el logotipo propuesto se convierta en la seña de identidad de la misma y una imagen de referencia.

Ayer viernes día 3 a las 13 horas el Grupo socialista de la Diputación Provincial de Málaga otorgaba la distinción ‘Fuego y sal’ al Bar El Cordobés y el moraguero del mismo, José López, por ser un referente en la elaboración del espeto de sardinas como patrimonio cultural inmaterial. Aprovechando la invitación a dicho acto, ambas asociaciones han querido presentar el nuevo logotipo de la candidatura además de felicitar a este establecimiento y a su moraguero por dicho reconocimiento más que merecido por una trayectoria profesional defendiendo un patrimonio e identidad cultural de la Málaga marenga como es el espeto de sardinas.

Este acto de reconocimiento así como la presentación del logotipo oficial se suma a una serie de eventos en toda la provincia que pretenden reforzar la candidatura durante este verano. El próximo evento es este sábado día 4 en el IV Concurso de Espetos Costa del Sol que organiza El Círculo de Empresarios de Torremolinos y donde ambas asociaciones tendrán una carpa donde se informará de la candidatura, se recogerán firmas ciudadanas de adhesión además de repartir de forma gratuita la guía elaborada por La Carta Malacitana El espeto de Málaga en 20 respuestas, un folleto con el que se pretende dar a conocer el espeto de sardinas y el saber tradicional que requiere su elaboración. Una actividad de las muchas que se están organizando para este verano y que pretende dar igualmente un impulso al proceso de adhesiones donde se quiere sumar a toda la sociedad malagueña como a sus visitantes.

Los colectivos recuerdan que además está abierta hasta el día 20 de agosto la convocatoria del I Concurso de fotografía “La moraga y los espetos” cuyas bases están disponibles en la web de ambas asociaciones y cuyo objetivo es recopilar documentos gráficos para la difusión de este patrimonio malagueño y como actividad complementaria a la candidatura. Un certamen donde participan además Diputación Provincial de Málaga, el Ayuntamiento de Marbella y Cervezas Victoria.

Hay que reaccionar. Nos quitan el futuro

MapaProteccion

En un horizonte un tanto maltrecho vuelven a aparecer nubes muy oscuras que a juzgar por su aspecto no presagian nada bueno, parece que estamos a merced de una ola gigante que con su virulencia arrasa con todo lo que tiene a su paso y desaloja sin piedad lo mas esencial que posee el ser humano. La arrogancia y la inconsciencia se han aliado para volver a destruir la naturaleza, nuestro patrimonio natural. Planeamientos urbanísticos desafortunados, proyectos y promociones inmobiliarias fueron en un pasado no muy lejano eficaces depredadores del territorio y nuevamente parece que vuelven a la carga aunque lo peor es que esta vez lo hacen sobre tierra quemada y están dispuestos a devorar lo que queda del cadáver.

La costa del sol occidental tiene ya colmatado de urbanismo gran parte de su territorio mas cercano a la franja costera y apenas quedan huecos para rellenar de “civilización” lo que en un pasado fue naturaleza salvaje. De la misma forma que actúa una gangrena a la mancha urbanística no le queda otra solución que extender su infección hacia el interior de la costa del sol poniendo en peligro el importante y variado patrimonio natural que a día de hoy y con toda legitimidad disfrutamos muchos de los ciudadanos y turistas que residimos en este bello rincón de Europa y que, dígase de paso, son una verdadera vía de escape para muchos, después de una semana de trabajo agotador.

UrbanizacionRealQuintaLas grúas vuelven a aparecer timidamente en el horizonte y algunas de ellas serán colocadas previsiblemente en lugares muy sensibles para nuestros espacios naturales, en lugares donde reina una naturaleza que a golpe de urbanismo desmedido será destronada poco a poco. Un claro ejemplo lo tenemos en la macrourbanización conocida como El Real de la Quinta donde en estos días diversos colectivos medioambientales están poniendo en conocimiento de la opinión publica datos preocupantes sobre las dimensiones de estas obras y el deterioro irreversible que están causando al medio natural. El área afectada por las obras presenta un paisaje desolador debido sobre todo al embovedado y posterior relleno de la cabecera del arroyo Benabola y además las obras están afectando gravemente al río Guadaiza y su fauna acuática. Los colectivos recuerdan que el Guadaiza goza de protección a nivel Europeo ya que es un LIC lugar de interés comunitario y está dentro de la red natura 2.000 y resulta triste que ninguna administración este actuando para hacer cumplir las leyes de protección.

El macroproyecto se asienta sobre 2 millones de m2 y se construirán unas 2.000 viviendas, hotel, restaurantes, campos de golf y zona comercial. Todo esto tendrá sin dudas un fuerte impacto sobre las infraestructuras y los recursos hídricos y sobre todo tendrá una enorme presión humana sobre los valiosos espacios naturales cercanos, incluidos la zona sur del Parque Natural de la Sierra de las Nieves, el cual en un futuro próximo será Parque Nacional.

Con esta situación se debería hacer una reflexión ciudadana y poner el debate encima de la mesa sobre todo teniendo en cuenta que preservar nuestro patrimonio natural representa cada vez mas una garantía de futuro en varios sentidos. Hay que tener en cuenta algo muy importante. Las sociedades occidentales y muchos otros países de nuestro planeta están apostando cada vez más por la sostenibilidad y ya se empieza a hablar de una revolución verde que irá cambiando nuestros hábitos de vida en los próximos años. Amenazas como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad resultan fundamentales para que cada vez más ciudadanos estén sensibilizados en conservar sus espacios naturales, preservar los océanos de la contaminación por plásticos o que reclamen a sus gobiernos energías limpias y renovables. Sigue leyendo

Términos y condiciones IV

bicicleta-inglesa

Conversaciones de verano

Y de pronto el día penetra en la oscuridad sin avisar, hasta hacerla su amante. La luz erotiza los rincones dormidos, y las noches se convierten en cálidas conversaciones de verano. No hay atajos para llegar a las palabras que ya no recordamos, que pronunciamos tan solo el otoño pasado. El tiempo sobrevuela el invierno sin dejar apenas estela, con la cadencia de alas de agua, y se lleva todo lo dicho, todo lo manifestado, con la rotundidad de los días ateridos. El año es una frase a medias y sin sentido, los meses son párrafos encallados en el fondo del turbio pasado.

Dos amigos que no se veían hace años charlan distendidos, dueños de todo el tiempo que  se acumula en el horizonte. Recostados sobre sus sillas, en la terraza de un café frente al mar, les da el sol de lleno y parecen desearlo. El levante acaricia una mañana plácida y fresca de principios de verano. Varias mesas mas allá intento concentrarme en mis notas, y el mismo viento del mar me trae esa conversación ya humedecida. No hay altibajos, es un murmullo de frases sosegadas, intercambiadas con el ímpetu sereno de dos amigos con ganas de rescatar un tiempo antiguo, pero sin prisas. La terraza está medio vacía, sin apenas movimientos ni ruidos salvo los pasos del camarero que va de aquí para allá atravesando conversaciones aisladas, marcadas con el ritmo callado de una mañana de 24 grados, y de fondo el oleaje cercano. Le pido un café grande, ya me conoce y no le tengo que dar detalles obvios: el color avellanado de los cafés de Cádiz, ni sombra ni mitad, el vaso ancho de cristal, ya lo sabe, charlamos más que otros días, no hay carreras hoy, ni el calor empuja a pesar de estar a finales de junio. Sigue leyendo

Cinco años de Marbella Activa

Hacemos 5 años en Marbella Activa

Se propuso fomentar una ciudadanía activa, responsable y crítica. Se consideró prioritario reforzar los cimientos ciudadanos.

Arrancaba un 2013 sin visos de romper la cruda monotonía que atravesábamos desde años atrás. La situación general del país se plasmaba en un estado catatónico de la sociedad que no era ajeno a Marbella donde la pesadumbre generada por la dura crisis económica se acentuaba cada vez más.

La vida nos demuestra que es en los momentos más duros cuando el ser humano saca lo mejor de sí, reflexionando y aprendiendo de los errores -esto último no lo tengo del todo claro…-, agrupándose para unificar fuerzas y conocimiento. Y así fue como un grupo de personas se unieron para dar forma a un colectivo que se ha vuelto un referente local: Marbella Activa.

Si bien se puede formar una agrupación sobre la base de unos ideólogos que animan y convencen a otros cuantos, la verdad es que hace falta que se den unas circunstancias especiales para que realmente funcione: motivación, objetivos comunes, ganas de aportar, debate interno y respeto mutuo. Y todo esto se dio hace cinco años, desde el primer encuentro hasta el último.

Partiendo del diagnóstico de una sociedad apagada, estigmatizada por pasiva y permisiva ante los abusos de especuladores sin escrúpulos, se propuso fomentar una ciudadanía activa, responsable y crítica. Se consideró prioritario reforzar los cimientos ciudadanos, es decir, volver a sentirnos marbelleros. Se dedicaron numerosas charlas para dar a conocer nuestra historia y patrimonio, ayudando a recordar y a reforzar nuestra identidad, recuperando costumbres casi olvidadas pero que aún conservan nuestros mayores en al baúl de los recuerdos. Nos han enseñado a observar y a valorar nuestro maravilloso entorno natural, cuidándolo, disfrutándolo y respetándolo. Nos han mostrado que el conocimiento y la cultura son herramientas indispensables para hacer ciudadanos sensibles e inconformistas, evitando torres de Babel, generando debate sobre todas aquellas actuaciones no justificadas y promoviendo un modelo de ciudad ampliamente consensuado basado en la sostenibilidad (social, económica y ambiental), el conocimiento y la innovación.

Leer más

Artículo publicado el 19 de marzo en Diario Sur por Arturo Reque. Socio cofundador de Marbella Activa y presidente de ByCivic.

Una charla entre amigos. Quinto aniversario de Marbella Activa

 Hacemos 5 años en Marbella Activa

Aquella no fue una conversación estéril como otras muchas que quedan en meras intenciones, con palabras cargadas de razón personal que no trascienden más allá de la barra de un bar. Aquella tarde de verano surgió algo especial de esa charla entre dos amigos preocupados como muchos de nosotros por la deriva económica y social que sufría nuestro país. Como se suele decir, y tras exponer nuestros puntos de vista, decidimos pasar de las palabras a la acción. A partir de ahí acordamos buscar a varios amigos más que estuviesen interesados en este proyecto y nos dimos un mes de plazo para convocar una primera reunión.

Fue la cafetería del hotel Sultán el lugar elegido para dar comienzo a una aventura cargada de compromiso, ilusión y expectación. Fuimos ocho amigos los que decidimos empezar a dar forma a esa futura asociación que estaba comenzando a nacer. Tras meses de preparativos el 14 de marzo de 2013 nació formalmente la asociación Marbella Activa en un acto celebrado en el Foro Cultural de Fnac de Marbella.

Tras una intensa andadura Marbella Activa cumple ya cinco años de existencia y son muchos los amigos que se han ido sumando a este bonito proyecto. La conversación de aquella tarde de verano continúa con la misma ilusión y compromiso social gracias a los miembros que componen esta asociación y que con su esfuerzo la mantiene viva. Personalmente estoy convencido de que el mayor valor que tenemos en Marbella Activa es la amistad que nos une a todos nosotros. Bajo esa base sólida compartimos ilusión y compromiso por nuestra ciudad y es además el combustible esencial para que nuestro proyecto sea atractivo, original y necesario para transformar la realidad que nos rodea.

Sabemos que para transformar esa realidad no nos podemos quedar de brazos cruzados. Es por eso que durante estos años han sido muchas las acciones realizadas y que abarcan distintos ámbitos de nuestra sociedad.

Hacer un repaso de lo realizado en los cinco años de existencia de Marbella Activa resulta realmente sorprendente. Para empezar, hay que destacar la publicación en nuestra web de 375 entradas, con más de 150 artículos y relatos de muy variados temas. etnográficos, medioambientales, económicos, culturales, encuestas sobre temas de ciudad, sobre patrimonio, turismo u opinión que han generado casi 120.000 visitas.

Además se han organizado numerosas conferencias, programas educativos y etnográficos en televisión y radio, incluso obras de teatro y campañas de crowdfunding para financiar una parte de nuestros libros ilustrados como son Marbella naturalmente y Descubre Marbella y San Pedro ola app educativa de este último. Hay que destacar también la creación de los premios de investigación histórica Fernando Alcalá, el concurso de relatos de Marbella Activa, nuestra candidatura para que el espeto de sardinas sea patrimonio inmaterial de la humanidad, la organización conjunta con otros colectivos del día del Tostón, el proyecto educativo con varios programas de radio y televisión como Con otra mirada o Ahora educación, la creación de la web ciudad educadora, la colaboración con la Carrera Urbana de Orientación, las actividades de voluntariado de limpieza de la naturaleza a través del proyecto LIBERA…

Son muchas las actividades llevadas a cabo, y todas con un trasfondo claro… un nuevo modelo de ciudad, es por eso por lo que nos opusimos y lideramos claramente el movimiento ciudadano de oposición al proyecto de construcción de los rascacielos en nuestra ciudad. Hemos promovido el conocimiento y la conservación de la Torre del Cable, ayudado a preservar las dunas de Artola y colaborado con Marbella por sus Árboles para conservar nuestra masa arbórea urbana. En nuestro modelo de ciudad el medioambiente es algo fundamental tal y como lo refleja el plan estratégico de Marbella. Es por eso que además de las actuaciones de limpieza en la naturaleza también se han realizado más de 30 salidas explicativas a nuestros espacios naturales y hemos creado la ruta por la biodiversidad urbana en distintos lugares de nuestro municipio. Además fue nuestro proyecto de recuperación del Lago de las Tortugas (un proyecto de recuperación del espacio natural para la avifauna) el más votado en los primeros presupuestos participativos de Marbella.

También el patrimonio histórico es importante en nuestra forma de ver la ciudad y es por eso que a lo largo de estos años hemos organizado distintas actividades donde se ha conocido el recorrido del tren minero San Juan Bautista, la ferrería de la Concepción y la villa romana de Río Verde. Y además estamos inmersos junto a otros colectivos en la Plataforma de defensa y mantenimiento del Trapiche del Prado.

Este frenético e incansable trabajo junto al buen hacer de nuestras actividades e iniciativas ha sido determinante para que a través de todos estos años seamos un referente en nuestra ciudad. Medios de comunicación, ciudadanos y políticos se asoman a nuestra asociación para ver que opinamos o que nuevas ideas y proyectos ponemos en marcha.

Crear ciudadanos más activos y conscientes de su realidad es lo que pretendemos en Marbella Activa. Queremos recuperar nuestro pasado, ponerlo a la vista de todos y rescatarlo del olvido más absoluto, necesitamos hacer realidad uno de nuestros deseos como colectivo, la creación de un digno museo etnográfico de Marbella donde se den a conocer nuestras costumbres, nuestras antiguas formas de vida, dar a conocer en definitiva nuestra desconocida historia. Queremos recuperar el pasado y sobre todo conseguir un futuro mejor para todos, ese es nuestro objetivo y para ello necesitamos de unos ciudadanos activos que nos acompañen y necesitamos igualmente seguir avanzando en nuestro proyecto de un modelo de ciudad sostenible en todos los ámbitos sociales, una ciudad de excelencia cuyo referente sea el plan estratégico como elemento vertebrador.

Han sido cinco años muy intensos y llenos de muchas satisfacciones, sobre todo cuando fuimos galardonados en los IV Premios de la Cultura de nuestra ciudad en el apartado de mejor colectivo. También han sido unos años de mucho trabajo por parte de todos. Estoy seguro que gracias a la vocación altruista de sus miembros y a su inagotable ilusión Marbella Activa seguirá adelante con la misma intensidad y seguirá siendo un lugar donde fluyen nuevas ideas que poner en práctica.

En breve os convocaremos a la celebración de este especial aniversario que queremos compartir con tod@s vosotro@s.

Gracias a todos.

Antonio Figueredo Navarrete. Cofundador y Vicepresidente de Marbella Activa