Replantearnos nuestros espacios en la ciudad

161128_Plaza Naranjos1

Aprovechamos la inauguración hoy de la remodelación de la parte central de la Plaza de los Naranjos con su nuevo empedrado granadino para visibilizar un debate cada vez más frecuente en la ciudad donde la restauración está tomando ciertas plazas y calles de la ciudad, sobre todo en el Centro Histórico; hablamos de la Plaza de los Naranjos, de la Plaza de Altamirano e incluso de calles como la de Miguel Cano que han hecho replantearse el concepto de mesificación en lugar de la peatonalización. Espacios peatonales donde el ciudadano se ve algo desplazado por otros usos. En Marbella Activa creemos que es necesario crear estos debates para preguntarnos sobre la necesaria convivencia y el disfrute de unos y el aprovechamiento de la actividad económica del comercio y la hostelería por otros. Un debate cada vez más frecuente en muchas ciudades y con actuaciones que buscan reponer el equilibrio perdido en aras del interés general y de un modelo de ciudad más amable.

Por eso motivo abrimos una encuesta con un espacio público como es la Plaza de los Naranjos para conocer la opinión de los ciudadanos al respecto:

16 pensamientos en “Replantearnos nuestros espacios en la ciudad

  1. La plaza ha quedado preciosa, como se merece Marbella y tenemos que disfrutarla todos. Las mesas estropean el empedrado e impiden ver el surlo de la plaza.
    Además los restaurantes deben guardar su mobiliario por la noche y dejar libre toda la plaza. Eso está en la ordenanza y no entiendo porqué no se hace cumplir.

  2. Creo que ha quedado precioso.La masificar ion de las mesas han quitado el carácter de la plaza convirtiéndolo en un merendero y privatizando la vía pública eclipsando la belleza de la misma.Creo en mi opinión que es hora de devolver la dignidad a la plaza,así como la prohibición de colgar ropa u objetos en las fachadas de los edificios que le dan un aspecto al pueblo de mercadillo permanente y además le quitan vistosidad a las fachadas y calles.

  3. Entiendo que los negocios de hostelería tengan que vivir, pero el comercio y los ciudadanos también y hay zonas por las que imposible transitar o pasear tranquilamente

    • Pilar, los propietarios, los trabajadores, los proveedores y los clientes de las terrazas de la plaza, también somos ciudadanos y no estorbamos a los comerciantes de los alrededores,sino que nos complementamos. No te he oído nunca reclamar las terrazas de La Pesquera de la plaza de la victoria que sustituyeron a la consejalía de cultura, una biblioteca, una sala de exposiciones y un teatro. ¿Tenemos que reclamar que retiren las mesas de la c/ ancha, puente ronda, virgen de los dolores, altamirano, tetuan, casino recreativo marbella, cafetería marbella, miguel cano, paseo maritimo? ¿Tenemos que seguir echando a los turistas del pueblo para que hagan negocio la cañada, puerto banus, pesqueras y trocaderos?

  4. Espero que se tenga en cuenta el sentir de los ciudadanos y sería un logro histórico. Y dar oportunidad a otros espacios de nuestro pueblo, dando interés a los barrios: como el barrio alto, el barrio de la la divina pastora. Y el barrio de toda la vida, incentivar estas zona. Y crear nuevas oportunidades.

  5. Estoy de acuerdo con los anteriores.
    Es una pena que un espacio tan bonito y agradable se monopolice por determinados establecimientos. Debe ser para disfrute de todos

  6. La solución pasaría por qué se cumpla la normativa vigente y porque se haga cumplir para reducir los excesos que cometen algunos propietarios de establecimientos hosteleros, que lejos de suponer una excepción se está convirtiendo en la regla general. Un ejemplo evidente es lo que ha ocurrido en la Avenida Nabeul donde no ha transcurrido ni una semana desde su remodelación ya se dan casos de ocupación abusiva de esta vía pública.

  7. El “enchinado” de la Plaza de los Naranjos

    Ha quedado de dulce y me temo que sus actuales propietarios no van a permitir que otros la disfruten. Y digo esto porque ya en una ocasión pude contemplar en qué dificultades pusieron al alcalde José Luis Rodriguez a las puertas del ayuntamiento porque pretendía acortar el número de mesas allí dispuestas. Así que veremos cómo poco a poco las patas de las sillas con el peso de las personas irán arrancando, “chinorro” por “chinorro”, el precioso entramado de “bolindres” hasta llegar al deterioro que, como siempre, pagaremos con nuestros impuestos en lugar de cobrárselos a los causantes del daño producido. Esto será así y con ello se perjudicará a quienes nos gustaria que quedase cómo una exposición pública del mosaico para deleite y atractivo que llamara al turista para que también los otros negocios que pueblan la zona mejorasen sus ventas. A ver qué dicen a ello los encargados de organizar el tinglado.

  8. La plaza de los Naranjos, o «Orange Square» como es mas conocida MUNDIALMENTE, es un referente international turistico y un importante reclamo, para todo aquel que visita Marbella. No se entenderia la plaza sin los restaurantes y sus terrazas. En la pagina web de renombre mundial «Tripadvisor», hay mas de 3,300 comentarios de nuestros amigos «guiris» respecto a su percepcion de la » Orange Square». Creo que la encuesta podria revertirse ampliamente solo con el voto de todos los que trabajan en la plaza tanto directa como indirectamente, y los votos de sus familias, que verian sus puestos de trabajo peligrar si los ingresos de los negocios de la zona bajasen notablemente. Marbella vive del turismo, y existen espacios mas que suficientes en todo el casco antiguo, sus calles y alrededores ( Parque del Alameda, Avenida del Mar, Paseo Maritimo, por ejemplo ) para pasear hasta cansarse. Las terrazas jamas han impedido disfrutar de la belleza de la plaza, de su arquitectura, de sus Naranjos, de la casa del Correjidor, el Ayuntamiento, etc. La plaza va mas alla que unos adoquines. El comercio le da vida. Creo que convertir la plaza en peatonal seria el monopolio de una minoria sobre los intereses de toda una cuidad. En los tiempos que corren, y seguiran corriendo a pesar de lo que nos cuentan, las empresas de la plaza, pagan impuestos, y crean trabajo y riqueza para Marbella. Podreis deducir, por tanto, que tampoco estoy a favor de que se quiten los chiringuitos en las playas.

  9. Una cosa es el abuso y otra el uso. Creo que la Plaza de los Naranjos sin sus mesas, sin sus sombrillas, sin su bullicio, no sería la misma, quedaría medio muerta y todo el Casco Antiguo sufriría las consecuencias. Los restaurantes y bares son hoy por hoy el alma del Casco Antiguo, lo que le da vida. Si desaparecieran sus terrazas, en poco tiempo moriría de pena y soledad… Ya consiguieron cargarse el pequeño comercio del Centro, en beneficio de Banús y La Cañada. Ahora, los mismos INTERESES (con la ayuda de algunos, bienintencionados pero ilusos) están intentando terminar también con la hostelería… para beneficiar a los mismos y arruinar a los de siempre. ¿Es eso lo que queréis?

    • Parece Francisco por lo que comentas que en Marbella Activa queremos arruinar a los negocios de la Plaza de los Naranjos. Nosotros solos damos voz a mucha gente que se había dejado por el excesivos privativo de la Plaza de los Naranjos y otros espacios públicos que son más de los que pagan por consumir que de la ciudadanía. Han sido, hasta el momento, casi 400 personas las que han respondido que prefieren el espacio central para el disfrute de todos y no solo de los que pueden pagar una mesa. Esa es la libertad de expresión, más cuando se trata de un espacio público y una de las plazas más importantes de la ciudad. Lo cuál no quiere decir que se prive a los restaurantes de su negocio, siguen teniendo su espacio interior y terraza fuera.
      Pero lo que ocurre en la Plaza de los Naranjos también ocurre en otras plazas y calles y este puede ser un momento para regular un uso equilibrado de los espacios públicos.

  10. Sólo la forma de preguntar, ya es partidista. Las mesas de los restaurantes son para el disfrute de los ciudadanos y turistas

    • Ya que nos aludes José Manuel la pregunta podría estar mejor formulada, no lo negamos aunque las casi 400 personas saben perfectamente a qué están respondiendo pues el universo de preguntas eran dos en un principio, el espacio central para el disfrute de todos o para el disfrute solo de los que pueden pagar una mesa.

      Nos puedes acusar de partidistas pero realmente en Marbella Activa solemos recoger ciertos debates que están en la calle. Había mucha gente quejándose de que el espacio privativo de los restaurantes de la Plaza de los Naranjos y otras zonas es abusivo. En el caso de la Plaza de los Naranjos el momento de la remodelación de su espacio central con un nuevo enchinado era un momento para comprobar si esa queja era generalizada o solo era el sentir de unos pocos. En nuestra encuesta y dada la alta participación podríamos afirmar que la gente la quiere libre para el disfrute de todos, sin necesidad de pagar para disfrutar de ella. Lo cuál no quiere decir que se prive a los restaurantes de su negocio, siguen teniendo su espacio interior y terraza fuera. Quizás lo único que habrá que dejar un espacio, como el central, para que lo podamos disfrutar todos, más pensando que es la principal plaza de nuestra ciudad.
      Pero lo que ocurre en la Plaza de los Naranjos también ocurre en otras plazas y calles y este puede ser un momento para regular un uso equilibrado de los espacios públicos.

        • José Manuel nunca censuramos nada pero desde luego no vamos a permitir descalificativos ni las salidas de tono cuando no nos gusta lo que dicen o el ciudadano prefiere verter su opinión desde la privacidad que cree conveniente. Creemos que con más de 780 opiniones es más que suficiente para saber que opina una mayoría de ciudadanos así que cerramos esta encuesta. Al siguiente comentario de este tipo le negaremos la participación en los foros de Marbella Activa.

  11. Yo también pago mis impuestos
    Con mis impuestos también se crean puestos de trabajo
    No tengo restaurante en la plaza
    La plaza también es mía porque es mi ciudad donde vivo y donde quiero pasear
    Los restaurantes han cometido y cometen muchos abusos, se saltan la normativa continuamente.
    La plaza es un espacio público y con un cuchitril de restaurante de 10 metros tienes derecho a tropecientos metros en la plaza, que además la utilizan como feísimo almacén el resto del día con todas las mesas arrumbadas por medio.
    En verano duplican las mesas sin permiso impidiendo aún más el paso, por supuesto mesas por las que no pagan un duro,
    Las contrataciones de personal en esos tres meses son basura total con sueldos miserables y más de un inspector de trabajo debía pasarse por allí.
    Esos restaurantes han echado a la poca gente que quedaba por vivir allí porque les han hecho la vida imposible, con sus ruidos, incomodidades, olores y molestias.
    La gente se va a la Cañada porque el producto que se ofrece en la plaza es guirilandia total con precios abusivos y calidad más que discutible.
    En definitiva restaurantes y bares de todo el casco antiguo se lo están cargando poco a poco, la gente cada vez va menos al centro porque es incómodo y nada atractivo.
    En todas las grandes ciudades se están tomando medidas muy duras contra las terrazas en plazas y calles porque son una plaga muy destructiva.

El envío de comentarios e ideas supone haber leído y aceptado la política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *