Epitafio para el mosaico de la Medusa

Carlos Posac y Fernando AlcalaDesde que hemos conocido los miembros de Marbella Activa la triste noticia de este acto de terrorismo cultural perpetrado a uno de los restos arqueológicos más representativos de Marbella, el mosaico de la Medusa de la Villa Romana de Río Verde, nos sentimos como si nos hubieran robado a todos, como sino nos hubieran usurpado un trozo de nuestra identidad, de nuestra historia. Desde Marbella Activa queremos expresar nuestra indignación y mayor repulsa ante un hecho tan deleznable y solicitamos a ciudadanos, autoridades, a los propios medios, que lo ocurrido nos haga reflexionar sobre la importancia de cuidar, y sobre todo dar a conocer nuestro extenso y algo maltrecho patrimonio.

Por ello hoy pedimos desde aquí, como gesto de solidaridad, que los centros educativos, colegios e institutos expliquen a sus alumnos lo que significa la pérdida de la Medusa así como la importancia de dar a conocer, defender y proteger el patrimonio. Creemos firmemente que para amar y entender nuestro patrimonio, antes debemos conocerlo.

Por ese motivo requerimos que se siga fomentando el conocimiento de nuestro patrimonio entre la ciudadanía y que se tengan en cuenta a los historiadores, arqueólogos y especialistas en la conservación del mismo, dándoles más relevancia a su trabajo y un apoyo firme y decidido a la investigación histórica y los trabajos arqueológicos.

Que no sea en vano este doloroso suceso, intentando solo restaurar el daño causado, sino que nos sirva para dar un salto hacia adelante en la toma de conciencia de nuestra amplia historia y patrimonio así como en la puesta en conocimiento y valor de los mismos. Que sirva lo sucedido para que lleguen nuevos tiempos para nuestro patrimonio.

Nada mejor que la descripción de uno los descubridores del yacimiento y del propio mosaico de la Medusa para hacernos reflexionar sobre lo que hemos perdido los ciudadanos de Marbella y para que  leyendo detenidamente este texto, cuestionarnos qué se ha hecho por el yacimiento, fastos inaugurales aparte, que haya servido para su verdadera conservación y difusión hasta el presente, casi 50 años después.

        «Se trata de una villa rústica cuyos propietarios podemos deducir que gozaban de una buena posición económica. Aunque no ha  podido ser explorada en su totalidad, ya que está rodeada por parcelas construidas con viviendas unifamiliares aisladas, el Ayuntamiento adquirió en su día la propiedad, con una superficie de 698 metros cuadrados, evitando su desaparición. Tras las excavaciones arqueológicas realizadas sólo ha podido sacarse a la luz una mínima parte de la casa, dando lugar a una versión incompleta de la misma.

Posiblemente, en sus inmediaciones se localizaría la zona fructuaria de la misma, que debía estar estrechamente vinculada al mar, con la correspondiente  factoría para la elaboración de salsas de pescado garum y también contaría con una fábrica de púrpura ya que se han encontrado en abundancia restos de conchas de murex que eran muy cotizadas para esa elaboración.

La importancia de la villa radica en un conjunto musivario de temática diversa y de una gran calidad que decora los pasillos en torno al peristilo y algunas habitaciones. Su estado de conservación es excelente y la mayoría de las teselas son de color blanco o negro, salvo el mosaico que representa la cabeza de la Medusa (Gorgoneion) que es policromado. Pero el más interesante de todos los mosaicos descubiertos en la villa de Marbella, tanto por sus motivos en él representados como por la forma en la que se presentan, unos a continuación de otros, como si se tratara de un muestrario, en una larga franja, es el llamado de “tema culinario” que ha sido calificado como unicum ya que representa numerosos utensilios de cocina de la época romana y diversos tipos de alimentos vegetales y animales. La manera como ha sido representados sitúan al autor más cerca de los artistas contemporáneos que los de su época«[…]

         «Esta habitación es de planta cuadrada, con un lado de 3 metros. Cubre su pavimento un mosaico polícromo, el único de toda la villa, que muestra en el centro un Gorgoneion. Cuando fue descubierto apenas lo cubría una débil capa de tierra y su conservación era magnífica

 Texto extraído de la última publicación de Don Carlos Posac Mon sobre la Villa Romana1 y que como un ejemplo más de los sucedido con el yacimiento no ha tenido la difusión que quizás merecía en centros educativos o al menos en librerías. En la foto de esta entrada podemos ver a Don Carlos Posac junto a Don Fernando Alcalá en el descubrimiento de la Villa Romana.

Creo que es momento de preguntarse sobre qué vamos a hacer para proteger  los restos de mosaico y otros yacimientos de importancia que posee nuestro municipio, sobre todo ahora que estamos ejecutando el Plan Estratégico de la ciudad y que existe un compromiso en este documento por la cultura y el patrimonio, ejecución donde resulta  necesaria la intervención de arqueólogos o historiadores, en definitiva, especialistas en el tema.

1LA VILLA ROMANA DE RÍO VERDE, Carlos Posac, Mª Dolores Posac, Mª Teresa Rodríguez et Alter. Editado por el Ayuntamiento de Marbella, 2012)

El envío de comentarios e ideas supone haber leído y aceptado la política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *