Ruta por Puerto Rico Bajo

Puerto Rico, su nombre es sinónimo de abundancia, de lugar premiado con un destino próspero. En este lugar discurre una vereda que se encuentra rodeada de montañas y si transitamos por ella nos adentrara en el corazón de Sierra Blanca. Durante el recorrido podemos ver como fluye la abundancia. El agua está siempre presente en los distintos nacimientos que allí se encuentran y a veces permanece  escondida bajo la piedra caliza, otras veces decide salir con fuerza de su escondite para ser protagonista y sonora en los días de lluvia.

Antaño los cultivos de secano acompañaban a huertas de riego y las aguas del nacimiento de Puerto Rico eran conducidas por centenarias atarjeas hasta la ciudad de Marbella. Me encuentro en el carril de la Mina, justo al lado de la cascada de Puente-palos, desde aquí me dispongo a comenzar mi ruta, pero antes de comenzar a caminar les cuento a mis acompañantes como era ese carril abandonado y el porque de esa extraña palabra, “Puente-palos”. Para entenderlo bien les enseño una fotografía del antiguo tren minero San Juan Bautista el cual pasaba por ese carril a finales del siglo XIX y principios del XX. Ese antiguo tren que parecía sacado del antiguo oeste americano transportaba el mineral de magnetita desde la mina del peñoncillo hasta el desaparecido muelle de hierro donde descargaba el mineral para ser trasladado a las bodegas de grandes barcos. Cerca de donde estamos la linea férrea sorteaba la cascada mediante un puente de madera, siendo ese antiguo puente el origen de la palabra Puente-palos. Mis compañeros están un tanto impresionados, me comentan que jamás se imaginaron que esta ciudad tuvo una explotación minera de esta índole.

Comenzamos a andar por la carretera que nos lleva a la finca de Puerto Rico Bajo, en todo momento vamos acompañados por el pinar de repoblación de pino carrasco, este pinar fue plantado a mediados del siglo XX atendiendo a las políticas forestales de aquellos años en las que se reforestaba con especies de crecimiento rápido. Llegamos a la finca de Puerto Rico Bajo y es a partir de aquí cuando Sierra Blanca comienza a mostrarse en todo su esplendor. El asfalto cede protagonismo a una pista de tierra y es casualmente en este lugar donde vemos una especie botánica de gran importancia, se trata de la bolina moruna. Le explico a mis amigos que se trata de un endemismo ibero-norteafriano y menciono su nombre científico, Genista haenseleri. La especie fue descrita para la ciencia por el botánico suizo Edmond Boissier durante el viaje que realizo por nuestras tierras durante mediados del siglo XIX y le puso el nombre de su amigo Haenseler un farmacéutico alemán afincado en Málaga. Boissier describió gran cantidad de especies en diversas comarcas de Andalucía, tanto, que está considerado el padre de la botánica andaluza. Tal vez la mas importante de todas, o al menos la mas conocida fue el descubrimiento del pinsapo para la comunidad científica en Sierra Bermeja.

Seguimos avanzando y no muy lejos de allí encontramos otra planta de cierto interés y al menos muy curiosa, se trata del candilito, su nombre científico es Aristolochia baetica y se trata de un endemismo andaluz. La palabra Aristolochia significa “que ayuda a nacer” y es por eso que en la antigüedad fuese utilizada para ayudar al parto. Lo curioso de la planta se centra en su flor la cual tiene forma de candil, esta extraña flor es polinizada por un tipo de mosca la cual penetra en el interior de la misma. La curiosidad radica en que la flor tiene unas vellocidades que permiten entrar al insecto pero una vez dentro, estas vellocidades no lo permiten salir, al quedar atrapado el insecto revolotea impregnando su cuerpo en el polen, pasado unos minutos la flor gira sus vellocidades y permite salir a su huésped para que pueda polinizar otra flor.

A nuestro alrededor el monte mediterráneo está en todo su esplendor, el jaguarzo morisco, el cantueso, el matagallo… todo está en ebullición en la primavera. También los pinos piñoneros y resineros están esparciendo al viento gran cantidad de polen, la naturaleza se renueva cada primavera y eso lo saben también los pájaros que no paran de cantar entonando reclamos de cortejo. Cerca de nosotros se escucha con potencia la paloma torcaz y no muy lejos se oyen petirrojos, herrerillos capuchinos y carboneros. Al continuar nuestra marcha pasamos cerca del arroyo de Puerto Rico, miro con atención en el cauce y sus alrededores por si casualmente consigo ver la salamandra penibetica, los ejemplares que se encuentran en esta zona pertenecen a la subespecie Longirostrisy es una autentica rareza debido a que solo se puede ver en las zonas montañosas de las provincias de Málaga y Cádiz.

Rápidamente alcanzamos la pequeña fuente de Puerto Rico Bajo, en su estructura se asientan los culantrillos de pozo, estos helechos le dan un toque de distinción al humilde manantial. A escasos metros y dentro de la influencia húmeda que ofrece el minúsculo cauce que emana de la fuente encontramos un helecho muy interesante, se trata del Helecho de Acequia, esta especie es de origen tropical pero escasea en Europa donde es una especie relíctica. 

En escasos minutos llegamos a los pies del cortado travertino de Puerto Rico. La impresionante formación geológica es el final de nuestra ruta a pesar de que el camino continua adentrándose cada vez mas en la sierra. La formación travertina que tenemos delante se formó hace unos dos millones de años y fue posterior a la aparición de Sierra Blanca ya que esta montaña que se formó en un lecho marino (sedimentos biogénicos por depósitos de carbonato calcico), que se elevó como consecuencia del choque de las placas tectónicas en la era terciaria hace unos 60 millones de años. Cuando se fue creando esta formación la zona estaba bajo la influencia de un clima subtropical y el actual nacimiento de Puerto Rico Alto tenía un mayor caudal de agua y una mayor temperatura que en la actualidad, las aguas que emanaban desde el nacimiento disolvían fácilmente la roca y arrastraban gran cantidad de carbonato cálcico y este a su vez se iba depositando y acumulando en un lugar concreto, ademas de este mineral la fuerza del agua también arrastro troncos y ramas y con el paso del tiempo al descomponerse fue creando unos agujeros de distintos tamaños en el conglomerado calcáreo. Con esta dinámica se formo el actual cortado travertino o toba.

Sus abrigos han acogido a agrupaciones humanas desde el paleolítico y neolítico, incluso se sabe que llego a tener una fundición de hierro en un pasado muy remoto y aún actualmente es posible encontrar restos de escoria pertenecientes a esas primitivas factorías metalúrgicas. Desde el punto de vista de la fauna el cortado siempre ha sido apropiado para lugar de nidificación de diferentes rapaces algunas de ellas nocturnas como es el caso del búho real. La cabra montes también suele visitar la zona, además del jabalí, el zorro y la gineta. Pero sin duda lo más destacado aparte de su geología es su interés botánico debido a la existencia de una planta que resulta ser un endemismo ibero-norteafricano. Se trata del perejil carnoso, esta especie habita en los paredones verticales del cortado y se encuentra muy amenazada. En Europa solo habita en poco más de siete poblaciones distribuidas entre las provincias de Málaga, Cádiz y Sevilla. El resto de sus congéneres se encuentran en zonas aisladas del norte de Africa.

El escaso trazado de la ruta de poco más de dos kilómetros contrasta con la gran cantidad de valores naturales y geológicos que posee. Esta ruta por tanto nos da una idea de la elevada biodiversidad que tenemos en la comarca de la Costa del Sol occidental y serranía de Ronda.

Por lo tanto el seguir conservando este patrimonio natural depende en gran medida de la concienciación de los ciudadanos pero siempre a través del conocimiento del medio.

Conocer en profundidad la naturaleza local es vital para que en el futuro este patrimonio se conserve correctamente.

Un pensamiento en “Ruta por Puerto Rico Bajo

  1. Me parece maravilloso yo conozco un poco puerto rico bajo y puerto rico alto, cuando he leido el articulo me he visto descalzo cruzando un riachuelo despues de un salto de agua en puerto rico alto, el relato me ha llevado al corazon del bosque, si se puede llamar bosque .Gracias muchisimas gracias por la disfunción..

El envío de comentarios e ideas supone haber leído y aceptado la política de privacidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *